David López No hay comentarios

4 errores que no debes cometer en la recta final de tu oposición

No es ningún secreto que las oposiciones son procesos duros y estresantes. Preparar una supone un desgaste mental importante. Puesto que la duración de estas son periodos largos en los que hay que absorber una gran cantidad de información. Por norma general, llevar un programa de estudios riguroso y planificar bien los tiempos de estudio son la clave para poder sacarlas adelante.

Sin embargo, hay ciertos errores que la gente no puede evitar repetir. Por ello, ahora vamos a repasar cuáles son los errores que debes evita cometer antes de una oposición. ¡Toma nota!

Enfermedad del opositor

1. Automedicarte

Como ya hemos dicho, estudiar para una oposición supone un gran desgaste mental. Al final, el estrés puede llegar a sobrepasar a los estudiantes. Por esta razón, optan por tomar algún tipo de medicamento para que les ayude a controlar los nervios. La realidad es que tomar estos medicamentos antes del examen no es muy recomendable. De hecho, algunas medicinas pueden acarrear efectos secundarios imprevistos que no desearías encontrarte justo antes del examinarte.


Sabiendo esto, antes de ir directo al botiquín, se recomienda que te tomes un momento para tranquilizarte y pensar. Es común tener nervios en un examen tan importante como este. Pero si has llevado bien el estudio, debes poder entender que tus miedos son en gran parte infundados.

Salir a dar un paseo para despejarte o hacer alguna actividad de ocio durante un par de horas puede resultar mucho más terapéutico que cualquier medicamento. Consulta este listado de cosas que puedes hacer el día de antes de un examen de oposición.

2. Estudiar hasta el último segundo

En la entrada de una sala de examen suele recrearse una escena con la que seguro ya estamos todos familiarizados: gente sentada en el suelo, con los apuntes abiertos sobre el regazo y pasando las páginas de forma frenética. Y es que la tentación de mirar los apuntes hasta el último momento es fuerte, ya que existe esa preocupación constante de habernos olvidado algo.

No obstante, esto no es precisamente recomendable, pues en muchas ocasiones nos hace aumentar nuestro nerviosismo. En vez de eso, procura que tu actitud antes de entrar al examen sea relajada. Asimismo:

Concéntrate mejor en este pensamiento: has estudiado, conoces bien el temario, y lo que no te hayas aprendido ya definitivamente no te lo vas a aprender ahora.

3. No dedicar tiempo suficiente a repasar

Por otro lado, permitirte a ti mismo un tiempo de repaso también es una parte importante de una oposición. Idealmente, una vez hayas acabado de estudiar, debería darte tiempo a volver a repasar el temario al completo. Asegúrate de tener tiempo para poder repasar tranquilamente cada uno de los temas, de forma que lo tendrás todo fresco antes de la oposición.

4. Intentar hacer cálculos de probabilidad

Seguro que muchos aún recordamos esta fase de estudio en la selectividad: abres el índice del temario de filosofía y repasas los autores. A continuación, discutes con tus compañeros cuáles tienen más probabilidad de caer este año y cuáles puedes permitirte no mirar.

Desgraciadamente, esto no es algo que te puedas permitir hacer en una oposición. Aquí, las probabilidades de que entre un tema en concreto tiene la misma probabilidad que cualquier otro. Dicho esto, la solución termina siendo la misma que en los anteriores. Debes procurar planificar tu calendario de estudio de forma que tengas tiempo, no solo para tocar cada tema, sino también para repasar todos estos.

En resumen, a lo largo de los años, hay personas que no pueden evitar caer en los mismos errores a la hora de preparar oposiciones. Tomar medicinas para los nervios, estudiar hasta el último momento, no repasar bien o intentar jugar al azar son algunas prácticas que pueden acabar jugando una mala pasada. Al final, lo más importante para no repetirlos es planificar bien tu plan de estudio, y centrarse en estar relajados.

David López No hay comentarios

¿Qué debes estudiar para trabajar en una editorial?

Si te apasiona la lectura, es posible que se te ha haya pasado por la mente buscar empleo en una editorial. De hecho, la idea de trabajar rodeado de libros parece un sueño muy idílico para cualquier lector ávido. Sin embargo, es probable que no tengas muy claro qué estudios debes cursar para conseguir este empleo.

Afortunadamente, el campo de las editoriales es un mundo muy diversificado, en la que hay lugar para profesionales de muchas ramas distintas. A continuación, resumiremos cuáles son los estudios más apropiados para trabajar en una editorial.

Trabajar en la industria editorial

Stokkete || Shutterstock

Cursos de escritura

La primera opción es bastante evidente; en un campo dedicado a la venta de libros no pueden faltar escritores. Conseguir un contrato con una editorial puede ser una gran oportunidad para un escritor. Lo cierto es que, como en cualquier rama de las artes, la escritura no se ve como algo que se pueda estudiar; o sabes escribir o no, o tienes talento o no lo tienes.

Pero esto no es en absoluto cierto: siempre es posible perfeccionar tu técnica, además de ganar cierta experiencia mediante la búsqueda de estudios relacionados con tu campo.  En cualquier caso, la titulación de Lengua y Literatura española o los cursos de escritura son un buen sitio para empezar tu formación como escritor y para perfeccionar tu narrativa.

Traducción

Conseguir un contrato con una editorial es quizá la salida más segura para un traductor literario. Con una actividad del 84 % y más de 36 000 títulos traducidos, España es líder en este tipo de traducción (Literature Across Frontiers, 2010). Es necesario recordar que la rama de traducción puede ser muy competitiva, y la traducción literaria suele ser una de las salidas más populares en la mente de los estudiantes de este campo.


Por otro lado, los estudios de traducción han estado cogiendo fuerza en los últimos años, y a día de hoy puedes encontrar una gran variedad de Grados en Traducción e Interpretación.

Diseño gráfico

Si bien el contenido de un producto es importante, la forma de presentarlo también lo es. Por ello, un buen trabajo en el diseño de un libro puede ser crucial para que este se venda bien.

Como resultado, los diseñadores gráficos pueden perfectamente encontrar un sitio en el mundo de las editoriales diseñando y maquetando los libros para su venta. Igual que en el caso de la Traducción, en la actualidad existen una gran variedad de estudios universitarios centrados en Diseño Gráfico.

Derecho

Como en cualquier otra institución, las editoriales tienen todo un ámbito legal que hay que tener en cuenta. En este caso, la necesidad de tener a profesionales encargados de los aspectos legales se refleja en el trabajo del gestor de derechos. Así pues, el trabajo de este consiste en gestionar los derechos de propiedad intelectual, así como los derechos del editor.

Con la propiedad intelectual siendo un tema tan vigente en los últimos tiempos, el trabajo del gestor de derechos se convierte en algo indispensable para una editorial. Por consiguiente, lo más sencillo para optar a este puesto sería empezar por estudiar el Grado de Derecho aprovechar sus salidas profesionales.

En resumen, las editoriales son un mundo amplio y versátil, donde puedes encontrar una gran variedad de oportunidades en ramas muy distintas. La escritura, es por supuesto, básica para este negocio. Asimismo, el español es uno de los idiomas a los que más se traduce, así que la Traducción siempre es un factor a tener en cuenta.

Un buen Diseño gráfico es muy importante de cara al público; y la Gestión de Derechos es crucial para llevar todos los aspectos legales. Estos trabajos pertenecen todos a campos muy distintos, y sin embargo todos son altamente valorados en las editoriales.

David López No hay comentarios

¿Quieres trabajar en el Banco Mundial? Esto es lo que debes hacer

El World Bank o Banco Mundial es una organización internacional que se dedica a financiar y a dar soporte técnico a países en desarrollo. Su objetivo principal es ayudar a la erradicación de la pobreza e intervenir en el progreso a escala mundial.

Si has acabado la carrera de Economía, ADE o Negocios Internacionales y crees que te gustaría conseguir un puesto en esta organización, te alegrará saber que el World Bank contrata hasta 2.000 personas al año. En este artículo explicaremos qué debes hacer para trabajar para el Banco Mundial. ¡Toma nota!

Oportunidades de trabajo en el World Bank

Ofertas de trabajo en el World Bank

Si has decidido trabajar en el Banco Mundial, lo más probable es que quieras saber qué tipo de ofertas de contratación ofrece. En la página oficial de World Bank se ofrecen numerosas oportunidades de empleo, tanto prácticas como trabajos remunerados.

En el apartado de Empleo de su sitio web encontrarás una lista con las ofertas actuales a nivel internacional. Junto a la descripción del trabajo podrás ver también dónde se localiza y la fecha límite para solicitarlo.


Por otro lado, el Banco también oferta una gran variedad de prácticas y programas de enseñanza. Estos últimos pueden ser muy útiles para adquirir experiencia en el mundo laboral.

Pasos de contratación en el Banco Mundial

Tanto si buscas ganar experiencia a través de unas prácticas como si buscas un trabajo a largo plazo, el proceso de contratación en el World Bank es el mismo. Este se puede segmentar principalmente en tres pasos: la creación de tu perfil en la web, la selección de solicitudes y la cumplimentación de los documentos oficiales.

A continuación, se explica en qué consiste cada una de estas fases para conseguir un trabajo en este organismo internacional. Toma nota:

1. Creación del perfil

El Banco Mundial procesa las solicitudes de empleo desde su sitio web. Por tanto, lo primero que hay que hacer es entrar en su página y crearte un perfil la web oficial. En concreto, este enlace: https://www.worldbank.org/en/about/careers. Desde esta plataforma, no solo podrás optar al empleo, sino que también podrás seguir los movimientos del proceso de tu petición.

2. Revisión de solicitudes y selección

Tras haber creado tu perfil, lo siguiente y más importante que tienes que hacer es enviar la solicitud. El Banco Mundial revisará las solicitudes y preparará una lista con los candidatos que consideren adecuados. A continuación, se seleccionará a algunos de estos candidatos —normalmente los tres mejores— para una entrevista.

Tras la entrevista, y después de haber consultado tus referencias, el mánager decidirá quién se queda con el puesto. Por ello, es crucial que te prepares bien para causar una excelente impresión. Recuerda que «los conocimientos suman, la experiencia suma pero la actitud multiplica» (Víctor Küppers).

3. Cumplimentación de los documentos

El candidato elegido tendrá que rellenar el Formulario de Datos Personales, tras lo que recibirá una Carta de Intención con la oferta de salario para que la firme. Asimismo, el Banco Mundial hará un control de referencias y seguridad. Hecho esto, el aspirante recibirá otra carta, esta vez una carta de nombramiento. Para terminar, el postulante revisará las condiciones y firmará el documento.

En resumen, con esto, ya estarás listo para trabajar en el Banco Mundial. A grandes rasgos, es un proceso bastante sencillo donde lo más importante es prestar atención a todos los documentos y firmas. Después de encontrar la oferta de empleo que más se ajuste a tus intereses, solo tienes que crear un perfil.

Una vez hecho esto, solo tienes que enviar tu solicitud y esperar a que te comuniquen si estas entre los seleccionados. Finalmente, solo quedará firmar las cartas de Intención, Nombramiento y Términos y Condiciones y ya estarás listo para incorporarte.

David López No hay comentarios

¿Cómo es el test de las oposiciones de Auxilio Judicial?

¿Te gustaría trabajar en la Administración de Justicia? Si la respuesta es afirmativa, presentarte a las oposiciones del cuerpo de Auxilio Judicial podría ser una excelente opción. No obstante, antes de realizar estos exámenes, debes conocer con todo detalle cuál es su estructura y cómo se evalúan. De esta manera, tendrás muchas más posibilidades de aprobar y acceder al trabajo que deseas.

Temas de las oposiciones de Auxilio Judicial

Requisitos y pruebas para acceder al Cuerpo de Auxilio Judicial

Para presentarte a las oposiciones de Auxilio Judicial debes cumplir con una serie de requisitos. En primer lugar, tienes que ser mayor de edad y poseer el título de la ESO o un título equivalente. Igualmente, debes contar con las capacidades necesarias para realizar notificaciones y citaciones, mantener el orden y archivar autos y expedientes, entre otras funciones. Por último, no debes tener acumuladas condenas de prisión de más de tres años.

Por lo que respecta a las pruebas de Auxilio Judicial, te interesa saber que se dividen en dos exámenes eliminatorios: un examen teórico tipo test y un examen de resolución de supuestos prácticos. Asimismo, según la comunidad autónoma, puede haber dos pruebas opcionales para aquellos que hayan aprobado los dos primeros exámenes.


En este artículo, nos vamos a centrar en cómo es y cómo se evalúa la primera prueba: el examen teórico tipo test.

Formato del examen teórico tipo test

El test de Auxilio Judicial consta de 100 preguntas con cuatro respuestas alternativas, de las cuales solo una será correcta. Además de estas, habrá otras 4 preguntas de reserva, en caso de que alguna de esas 100 primeras se tuviera que anular.

Igualmente, todas las preguntas deben regirse por el temario de Auxilio Judicial. Acorde con el mismo, consta de 26 temas, divididos en dos bloques: organización y derecho procesal.  A su vez, los candidatos cuentan con un total de 75 minutos para leer, hacer y revisar el examen.

El examen teórico tipo test es la primera prueba de las oposiciones y tiene un carácter eliminatorio. En otras palabras, si no apruebas este examen, no podrás continuar con el proceso de oposición.

Evaluación del examen teórico tipo test

Una vez realizado el examen tipo test, es hora de que el Tribunal de la oposición lo evalúe teniendo en cuenta una serie de criterios:

  • la puntuación máxima que se puede conseguir es 100 puntos;
  • para aprobar se deben obtener al menos 50 puntos;
  • cada respuesta correcta vale un punto;
  • por cada pregunta fallida o con varias respuestas marcadas resta 0,25 a la puntuación total; y
  • las que no se marquen no suponen ninguna penalización sobre la puntuación total.

Consejos para preparar y aprobar tu examen tipo test de Auxilio Judicial

Aun cuando los exámenes tipo test de las oposiciones parezcan sencillos a simple vista, en realidad pueden llegar a ser verdaderamente complicados. Debido a esto, y aunque el estudio es fundamental, la práctica va a ser clave para aprobar este tipo de exámenes.

Por ello, necesitas estar acostumbrado al formato y el estilo de redacción del examen. Asimismo, debes aprender a decidir si, en caso de duda, te conviene contestar o, de lo contrario, dejar en blanco esa pregunta. Igualmente, también tendrás que saber controlar el tiempo para poder completar el examen y repasarlo antes de entregarlo.

En resumen, se puede acceder al cuerpo de Auxiliar Judicial a través de oposiciones. Por un lado, la primera prueba es el examen teórico tipo test, del que dependerá que sigas en el proceso selectivo. Por otro, las oposiciones necesitan mucha dedicación y tiempo, pero, con esfuerzo y ganas, todo es posible. ¡Ve a por todas y consigue tu puesto como auxiliar judicial!

David López No hay comentarios

Así puedes trabajar como auxiliar de conversación en el extranjero

Gran cantidad de estudiantes y recién licenciados buscan trabajo por todo el mundo para conseguir experiencia laboral en el extranjero. Es por eso que una de las opciones que más tienen en cuenta es la de trabajar como auxiliar de conversación en el extranjero. Así que, si estás pensado en probar esta experiencia, ya seas estudiante o no, te diremos cómo debes hacerlo.

Convocatoria Auxiliar de Conversación

Pressmaster || Shutterstock

¿Qué es un auxiliar de conversación?

En primer lugar, un auxiliar de conversación es toda aquella persona que, junto con un profesor, ayuda a los alumnos a mejorar su nivel de idioma. Es decir, practica con el alumnado la lengua extranjera objeto de estudio del mismo. No obstante, por lo general, esta actividad la desempeñan personas que acaban de licenciarse o que están en su último curso universitario.

Funciones y conocimientos adquiridos por el auxiliar de conversación

Ahora bien, el auxiliar pretende acercar a los estudiantes a la cultura de su país. Además,  de corregir su gramática y pronunciación. Para conseguirlo, normalmente, realiza una serie de actividades con temas de actualidad y que puedan interesar a los pupilos. Así mismo, colabora con el profesorado en la creación de materiales para las clases.

Por último, añadir que un auxiliar no solo va a ayudar a mejorar el nivel de idioma. De hecho, también va a poder mejorar su nivel de lengua extranjera del país en el que esté realizando este trabajo. Del mismo modo, ganará experiencia y podrá adentrarse en la cultura y tradición del país.

Procedimiento para solicitar un puesto de auxiliar de conversación

Para poder ser auxiliar de conversación en el extranjero el Ministerio de Educación convoca, cada curso, una serie de plazas. Para ser más concretos ofrece, aproximadamente, 823 repartidas en diferentes países de habla inglesa, francesa, alemana, italiana y ruso.


En lo que se refiere a la presentación de la solicitud es bastante fácil. Para ello, primero debes entrar en la página web del Ministerio, buscar la convocatoria y registrarte en Profex. De igual modo, una vez te hayas registrado en la aplicación y seguido los pasos, se presenta la solicitud. En ella, deberás adjuntar el CV y los documentos acreditativos de requisitos y méritos, es decir, académicos, y otra documentación.

Por último, cuando ya se haya formalizado, debes estar atento a su estado, ya que cambia varias veces durante el periodo. Por lo tanto, entra con tu usuario y contraseña en Profex y consulta su estado periódicamente.

Requisitos necesarios para ser auxiliar de conversación en otro país

A continuación, te vamos a mostrar los requisitos necesarios para poder acceder a esta oportunidad que da el Ministerio.

Lo primero de todo, y obvio, es tener nacionalidad española. Seguidamente deberás encontrarte en alguna de las siguientes situaciones académicas:

  • ser estudiante del último curso de una de las titulaciones que aparecen en el Anexo I;
  • haber obtenido una de las titulaciones que están en el Anexo I; y
  • poseer o estar cursando un título de Máster Oficial de Enseñanza del Español como Lengua Extranjera.

Asimismo, no debes haber ocupado anteriormente una plaza de este programa ni haber renunciado a la convocatoria. De igual modo, no padecer una enfermedad que te imposibilite realizar las actividades relacionadas con el puesto. Finalmente, debes cumplir con los requisitos específicos de cada país, que puedes ver en el Anexo II.

En definitiva, ser auxiliar de conversación en el extranjero es un procedimiento fácil y accesible. Esto se debe a que el Ministerio te facilita los trámites. Simplemente debes seguir las instrucciones y esperar respuesta. Eso sí, antes de enviar tu solicitud, asegúrate de que cumples todos y cada uno de los requisitos. Por todo ello, si quieres vivir esta experiencia no dudes en solicitar tu puesto en la web del Ministerio de Educación.

David López No hay comentarios

Trabajar en el CNI: procedimiento, requisitos y estudios exigidos

Una gran mayoría de personas piensa que entrar en el CNI es muy complicado. Además de que no tiene muchas opciones de empleo. Sin embargo, no es del todo cierto. De hecho, el CNI cuenta con cargos de varias categorías (informáticos, expertos en ciberseguridad, técnicos de mantenimiento, ingenieros de redes, etc.) y se dirigen a toda persona sin necesitar una diplomatura para algunos de ellos. En este sentido, hoy hablamos de cómo trabajar en el CNI y en qué cosiste el proceso de admisión.

Trabajar en el CNI

Imagen: Sede del CNI || Elconfidencialdigital.com

Procedimiento de acceso al Centro Nacional de Inteligencia

Indudablemente, ingresar en el  CNI puede llevar bastante tiempo. Esto se debe al meticuloso proceso de selección que se lleva a cabo a la hora de escoger el candidato perfecto para el puesto vacante.


Primero de todo, para presentar tu solicitud, debes entrar en la página web oficial del CNI. Una vez ahí, rellenas el «Impreso de Solicitud online» y lo envías. Asimismo, te recomiendan adjuntar tu CV actualizado. Cuando lo hayas remitido recibirás el siguiente mensaje: «recibido»; y tendrás que esperar a que te informen de si estás aceptado.

A su vez, es necesario que obtengas una habilitación de seguridad. No obstante, esto puede tardar en obtenerse sobre unos 6 meses. Posteriormente, desempeñarás una serie de pruebas y entrevistas que variarán dependiendo del cargo.

Es necesario recordar que, mientras te encuentres en el proceso de selección, no debes contárselo a nadie. No obstante, existe una excepción: sí se puede comunicar al cónyuge o a parientes muy cercanos. Si no lo cumples, podría afectar a tu candidatura.

Requisitos necesarios para el CNI

Como para cualquier trabajo público, para poder acceder debes cumplir con una serie de requisitos que se recogen en el Real Decreto 240/2013 del 5 de abril. Dicho lo anterior, las estipulaciones son las siguientes:

  • tener nacionalidad española;
  • ser mayor de edad;
  • disponer la titulación exigida para el empleo al que optas;
  • que no te hayan separado de las Administraciones Públicas por expediente;
  • no estar inhabilitado para ejercer en las funciones públicas;
  • gozar de todos los derechos civiles;
  • no padecer una enfermedad o condición física que te incapacite de realizar tus funciones; y
  • poseer un informe favorable de seguridad acorde con las características del puesto.

Finalmente, hay que subrayar la exigencia de tener disponibilidad geográfica dentro del territorio nacional y  de poseer el permiso de conducir B.

Estudios exigidos para trabajar en el CNI

En lo que concierne a los estudios exigidos, dependerá del cargo que solicites. Ahora bien, teniendo en cuenta la variedad de los puestos, se dividen en cinco categorías. Estas se refieren a: inteligencia, tecnologías de la información y las comunidades, operativa, seguridad y otros puestos de trabajo. Al mismo tiempo, se dividen en cinco subgrupos en los que se definen la formación necesaria.

  • Subgrupo A1

Acorde con este grupo, debes tener licenciatura, doctorado, ingeniería superior, título universitario de grado o ser arquitecto. Gracias a ello, tendrás la posibilidad de acceder a puestos como oficial de Inteligencia.

  • Subgrupo A2:

Conforme a este subgrupo, necesitas estar en posesión de un título universitario de grado, ser diplomado (transitorio), arquitecto técnico o ingeniero técnico.Así que, optarás a cargos como técnico en Tecnologías de la Información y Comunicaciones, o traductor-intérprete, entre otros.

  • Subgrupo B:

Para poder acceder a las plazas de este grupo solo se necesita tener un título de Técnico Superior. Sin embargo, todavía está pendiente de desarrollo.

  • Subgrupo C1:

En este subgrupo encontrarás diferentes empleos, ya que solo exige el título de Bachiller o ser técnico. Por ejemplo: técnico en Relación con Fuentes Humanas, técnico operativo y demás.

  • Subgrupo C2:

En este último, solo se necesita estar graduado en E.S.O. En este caso, podrás acceder a puestos como auxiliar administrativo.

Definitivamente, ingresar en el CNI puede ser un proceso  largo pero con una proyección profesional que vale la pena. No obstante, te ofrece una gran variedad de posibilidades dependiendo de tu formación. Sin embargo, debes llevar estrictamente el criterio de confidencialidad, ya que podría afectar a tu candidatura. Anímate y forma parte de este Organismo.

David López No hay comentarios

6 carreras profesionales relacionadas con los animales

¿Te encantan los animales y te gustaría dedicar tu vida a ellos, pero no sabes qué camino tomar? Entonces estás en el lugar indicado. Trabajar con animales es, sin duda, una gran experiencia. En este artículo, te vamos a dar seis posibilidades de estudio y de trabajo para que puedas cumplir tu sueño de trabajar con o para los animales en tu día a día. ¡No solo puedes ser veterinario, hay muchas más opciones!

Carreras relacionadas con animales

1. Grado en Veterinaria

A grandes rasgos, los veterinarios son los médicos de los animales. Al igual que nosotros, pueden enfermar y necesitar atención médica por cualquier problema de salud. Los veterinarios estudian una cantidad innumerable de especies a un nivel extremadamente especializado: caninos, felinos, aves, ovinos, porcinos, etc. Sin duda, el Grado en Veterinaria es una carrera bastante compleja. No obstante, si tienes una gran vocación por los animales todo el esfuerzo merecerá la pena.

2. Grado en Biología

Dentro de este grado se van a estudiar las estructuras, el funcionamiento, los procesos físico-químicos y la evolución de todos los seres vivos. Además, también, las relaciones que se presentan entre ellos y con el entorno en el que viven.


A su vez, la biología es un campo de estudio muy amplio y tiene relación con otras disciplinas. Gracias a esto, pueden desarrollar tareas de lo más variadas, sobre todo de investigación y desarrollo. Consulta las salidas profesionales del Grado en Biología que te pueden interesar.

3. Grado en Ciencias del Mar

Parte de la esencia de este grado es conocer la biodiversidad de los diferentes organismos vegetales y animales de los hábitats marinos. De ahí que los estudiantes adquieran conocimientos sobre ámbitos de la biología, la geología, la oceanografía y la investigación pesquera, entre otros. Asimismo, si deseas una mayor especialización, siempre puedes optar por realizar un Máster en Biología Marina.

4. Grado en Ciencias Ambientales

Hoy en día, una carrera en auge. Preservar el medioambiente significa cuidar a toda la fauna y flora del planeta. Por tanto, la Tierra se puede estudiar como un sistema cuyas partes están relacionadas entre sí. Por ello, los científicos ambientales son expertos en esta materia. Así mismo,  conocen bien cómo funciona la Tierra y trabajan para proteger todos los ecosistemas, terrestres y marinos, mediante el modelo de desarrollo sostenible. Te contamos cuáles son las oposiciones para graduados en Ciencias Ambientales que te pueden interesar.

5. Curso de instructor de perros de asistencia

No, no hace falta ir a la universidad para tener una carrera profesional relacionada con los animales. De hecho, seguramente hayas oído hablar de los perros de asistencia, que, según sus funciones, se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Perro guía, para las personas con discapacidad visual;
  • Can de servicio, para las personas con discapacidad física;
  • Perro señal, para las personas con discapacidad auditiva;
  • Perro de autismo, para las personas dentro del espectro;
  • Perro de aviso, para personas con crisis recurrentes o desconexiones sensoriales; y
  • Perro policía, que ayuda a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Adiestrar perros es una profesión real e, igualmente, necesaria para nuestra sociedad. Si quieres trabajar con animales, este curso formativo es una opción interesante y original.

6. Agente forestal

Si eres un amante de los animales y, en general, de la naturaleza, tal vez te resulte interesante la idea de convertirte en un guarda o agente forestal.

Los guardas o agentes forestales son policías que se encargan principalmente de vigilar y custodiar los bosques. Generalmente, prestan especial atención a las zonas con riesgo de incendios e intervienen, si es oportuno, en las labores de extinción. De la misma manera, participan en proyectos públicos para mejorar el medioambiente. Así que, si quieres acceder a este puesto, debes hacerlo mediante oposiciones, en concreto las oposiciones de Agentes Forestales.

En conclusión, aunque solo hemos presentado seis opciones, en realidad, hay una infinidad de posibilidades de estudio y de trabajo relacionadas con los animales. Ya has dado un paso para conseguir tu sueño, ahora solo te queda elegir cuál opción es la que más se adapta a tus aptitudes, conocimientos y aspiraciones profesionales.

David López No hay comentarios

¿Cómo trabajar en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB)?

El Centro Nacional de Biotecnología (CNB) es un instituto de investigación del CSIC, y trabajar en él es una oportunidad que se debe aprovechar. Si te gustaría ser científico, investigar a los seres vivos y desentrañar todos sus secretos para ponerlos en práctica, estás en el lugar indicado.

Aquí, descubrirás los requisitos necesarios. De igual modo, te explicaremos el proceso que debes seguir para conseguir acceder al Centro Nacional de Biotecnología.

Técnico de laboratorio

Requisitos para acceder a las ofertas de trabajo del CNB

En primer lugar, para poder acceder a las ofertas de trabajo del CSIC, concretamente del Centro Nacional de Biotecnología, se debe cumplir una serie de requisitos:

  • tener la nacionalidad española o, en su lugar, de alguno de los estados miembros de la Unión Europea;
  • ser un extranjero en situación legal en España;
  • poseer la capacidad legal para contratar;
  • contar con alguna de las titulaciones que se mencionarán a continuación en otro apartado;
  • estar inscrito en el fichero del Sistema Nacional de Garantía Juvenil;
  • no padecer enfermedad o limitación física o psíquica alguna que te impida desempeñar tus tareas o funciones;
  • no estar inhabilitado para el desempeño de funciones públicas;
  • estar empadronado en la Comunidad de Madrid.

Sistema y proceso de selección para trabajar en el CNB

¿Cumples con todos los requisitos? Si es así, ahora tendrás que presentarte al proceso selectivo. Para ello, tienes que acceder al formulario de solicitud en la página web del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Además, deberás escanear la documentación necesaria y adjuntarla junto con el formulario. Sin embargo, hay un «problema»: solo puedes optar, como máximo, a tres contratos de todos los ofertados.

En cuanto al sistema de selección, es el concurso o sistema de méritos. De acuerdo con dicho sistema, la puntuación máxima que se puede obtener por méritos es de 100 puntos. Asimismo, a fin de superar el proceso selectivo se debe obtener al menos una puntuación de 50.

A su vez, los méritos que se valorarán son el expediente académico, o lo que es lo mismo, las calificaciones obtenidas con una puntuación. De igual forma, la formación complementaria, por ejemplo, otras titulaciones o la acreditación de un nivel de inglés B2 o superior. Y, por último, las becas de postitulación disfrutadas.


Con respecto a la puntuación máxima que se puede obtener de cada mérito, esta sería de 70, 15 y 15 puntos respectivamente.

Titulaciones y sus respectivas funciones en el CNB

Generalmente, la actividad que realices en el Centro Nacional de Biotecnología depende en gran medida de la titulación que poseas. De este modo, las tareas se dividen para que las realicen los mejores profesionales en el ámbito correspondiente.

Para ello, necesitas haber estudiado grados universitarios, como Grado en Biología, en Bioquímica, en Bioquímica y Biología Molecular. Otra alternativa, es el grado en Bioquímica y Ciencias Biomédicas o en Biotecnología.

Por otro lado, puede que lo que te llame la atención sea el cultivo de células y manipulación de virus.  En este caso, debes contar con titulaciones de Técnico Superior en Anatomía Patológica y Citodiagnóstico o en Laboratorio Clínico y Biomédico. O, también, poseer el título de Técnico en Laboratorio de Análisis y de Control de Calidad.

De igual modo, hay un aspecto muy importante que debes tener en cuenta: tu titulación debe tener una antigüedad de cinco años o menos.

En resumen, trabajar en el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC es una aspiración que se puede hacer realidad. Para ello, solo necesitas cumplir una serie de requisitos y presentarte a un proceso selectivo. Pues, dicho proceso se realiza a través de un sistema de concurso.

Finalmente, tienes que tomar la iniciativa para poder aprovechar esta oportunidad. Así, podrás ponerte al servicio del la comunidad científica y crecer como profesional.

Gemma García No hay comentarios

¿Cómo son las oposiciones a Inspector de Calidad Alimentaria?

Como habrás imaginado, los inspectores de Calidad Alimentaria se ocupan de comprobar que todos los productos que llegan al público lo hacen cumpliendo las normas de seguridad y excelencia que exige la legislación vigente. Juegan, sin duda, un papel determinante para la salud pública, como por ejemplo, en la detección de casos de intoxicaciones alimentarias.

Por si no lo sabes, ocupa un puesto privilegiado en el ránking de los empleos mejor pagados. Es un aliciente más para que te interese saber cómo son las oposiciones a Inspector de Calidad Alimentaria y, lo que es más importante, ¡qué te animes a prepararlas!

Oposiciones a Inspector de Sanidad

Nociones sobre las funciones de un Inspector de Calidad

La tarea esencial de estos inspectores es realizar supervisiones técnicas sobre todos los procesos y etapas que intervienen en la puesta en el mercado de un producto alimenticio, desde la materia prima hasta el almacenamiento o distribución. Por supuesto, en el caso de empresas de restauración, también se analizan las condiciones generales del local y cómo se manipula y cocina el producto.


Realmente, es un campo de actuación tan amplio el abarcan quienes aprueban unas oposiciones a Inspector de Calidad Alimentaria, que no hemos hecho más que un trazado general de sus imprescindibles actuaciones.

¿En qué consisten estas oposiciones?

Para poder presentarte a una convocatoria para Inspector de Calidad Alimentaria tienes que contar con un título de Diplomado, Ingeniero o Grado universitario que te habilite para el ejercicio de esta profesión. Las carreras y ciclos formativos de FP relacionados con este sector son muchos, desde Veterinaria, Farmacia, Biología o Tecnología de los alimentos, por ejemplo.

Hay que recordar que las plazas de este cuerpo que pertenece a la Escala Técnica Facultativa de Técnicos e Inspectores de Calidad Alimentaria pueden ser convocadas por cualquiera de las administraciones del Estado, desde la central a las locales. Por eso, es difícil marcar una fórmula única que cumplan todas las oposiciones. Sí te mostramos un modelo que es el más frecuente.

Pruebas de las oposiciones a Inspector de Calidad Alimentaria

Todas las convocatorias que hemos comparado nos han mostrado una estructura similar, unas oposiciones con cuatro ejercicios y un curso selectivo. Cuando los candidatos consiguen su aprobado, son nombrados funcionarios en prácticas. La condición definitiva de Inspector de Calidad Alimentaria sólo la consiguen tras superar esos meses de formación y/o prácticas posteriores.

En cuanto a las pruebas, esta es la fórmula más habitual. Todos los ejercicios son obligatorios y eliminatorios:

  • Primer ejercicio. Un examen tipo test de unas 80 preguntas máximo que se refieren al temario de la convocatoria. Las respuestas fallidas suelen restar puntuación.
  • Segundo ejercicio. Examen de desarrollo de dos temas. La elección de los temas difiere según las convocatorias. Puede ser uno al azar y uno propuesto por el Tribunal o ambos por sorteo o por indicación de los examinadores. La duración permitida no suele exceder de tres horas. Consta de una segunda parte, con lectura y preguntas ante el Tribunal.
  • Tercer ejercicio. La resolución de uno o varios supuestos prácticos propuestos por los miembros del órgano examinador. En la mayor parte de las ocasiones se permite la consulta de libros, documentos o textos, siempre en papel que aporte el propio candidato. También se lee ante el tribunal.
  • Cuarto ejercicio. Prueba de idiomas. Lo más habitual es que se pueda optar entre la lengua inglesa o francesa para realizar este ejercicio. Se trata de una traducción directa, por escrito y sin diccionario.

Esta información sobre cómo son las oposiciones a Inspector de Calidad Alimentaria seguro que te ha servido de estímulo. Empieza una nueva vida con este proyecto entre tus prioridades. ¡Sólo te va a proporcionar buenas noticias!

Gemma García No hay comentarios

¿Cómo son las oposiciones para guardas rurales?

Los guardas forestales y rurales no son algo, sin embargo, de estos tiempos modernos. Surgen nada menos que en 1748 con la función de denunciar la tala ilegal de árboles y a los responsables de los incendios. Actualmente, conservan esas atribuciones y, además, para prevenir estos delitos y cuidar la flora y la fauna.

En tiempos de conciencia medioambiental, todos estamos volviendo la vista hacia nuestros bosques y recursos naturales. Una carrera contrarreloj para mantener nuestro planeta, en la que entran en juego muchos profesionales. Si quieres implicarte activamente y resolver tu futuro laboral, te interesa saber cómo son las oposiciones para guardas rurales. ¡Sigue leyendo!

Oposiciones para Agente Medioambiental

¿En qué consisten las oposiciones para guarda rural?

Recuerda que para poder optar a las especialidades correspondientes (que podrás leer más abajo), previamente es imprescindible que superes las oposiciones para guarda rural. Para poder inscribirte tienes que ser mayor de edad, poseer nacionalidad española o de un país de la UE y carecer de antecedentes penales. Respecto a los estudios, el nivel académico que necesitas es el de la Educación Secundaria Obligatoria o equivalente.


Todas las pruebas de las oposiciones para guardas rurales se realizan en Madrid. Este es el proceso:

  • Prueba de conocimientos teórico-prácticos que consiste en un examen escrito en el que tendrás que contestar 60 preguntas correspondientes al temario que se fija en la convocatoria. Cada respuesta acertada proporciona un punto, los errores no restan y hay que conseguir al menos la mitad de los puntos para obtener la calificación de Apto.
  • Pruebas físicas que se determinan en la convocatoria. Hay que cumplir los tiempos y marcas que se establecen para conseguir la calificación de Apto. Para poder presentarse hay que presentar un certificado médico oficial que confirme que tienes las condiciones físicas necesarias. Generalmente, los ejercicios físicos consisten en una carrera de velocidad de 50 metros, flexiones con los brazos en suspensión pura, lanzamiento de balón, salto vertical y carrera de 1.000 metros.

Encontrarás toda la información sobre las Oposiciones para guardas rurales y sus especialidades 2020 en este enlace: http://www.guardiacivil.es/es/servicios/tablonanuncios/guacampo/index.html

Otras posibilidades: el guarda de caza y el guardapesca marítimo

Los guardas rurales están incluidos en el ámbito de la Seguridad Privada y, como tales, dependen de la Guardia Civil. De ahí que para acceder a estos empleos sea preciso aprobar unas oposiciones, como acabamos de explicarte. Una vez adquirida tu habilitación como guarda rural puedes acceder a sus especialidades:

  • Guarda de Caza. Asume las funciones generales de las que antes hemos hablado y, además, tiene otras propias relacionadas con la vigilancia y protección de la riqueza cinegética de nuestros campos y de los espacios de pesca fluvial.
  • Guardapesca Marítimo. Sus tareas especiales se centran en el cuidado y protección de las zonas marinas con riqueza pesquera y de los establecimientos de acuicultura.

Para los aspirantes a las especialidades

Si vas a presentarte a Guarda de Caza, deberás superar un examen escrito específico de 20 preguntas. La condiciones son las mismas que las expuestas para las oposiciones de Guarda Rural.

Si la especialidad que quieres adquirir es la de Guardapesca, también tendrás una prueba de conocimientos teórico-prácticos de 20 preguntas. Además, hay que realizar una prueba física obligatoria de natación, 50 metros en estilo libre.

Tienes la posibilidad de presentarte a la vez a las oposiciones de guarda rural y a las especialidades, siempre que se convoquen plazas de los tres tipos en la misma convocatoria. Eso sí, ten en cuenta que deberás aprobar las de rural antes para que el tribunal de la oposición te califique los ejercicios respectivos de caza o marítimo que hayas completado.

A poco que seas de los que disfrutan de la Naturaleza y después de lo que has conocido sobre cómo son las oposiciones para guardas rurales, ¿de verdad te lo estás pensando? Es una salida laboral que podría encajarte y que, desde luego, tiene mucho futuro.