¿En qué consiste el reparto de plazas por especialidades en la oposición?

Los candidatos de las oposiciones de Educación están sedientos de información, más que nada porque si se respeta lo pactado en la Mesa Sectorial de junio de 2017, se van a concatenar tres importantes ofertas de Empleo Público en 5 años. Pero, ¿cómo se distribuirán? ¿en qué consiste el reparto de plazas por especialidades en la oposición? Este es uno de los asuntos delicados, porque en el caso de los maestros y los profesores de Secundaria, Formación Profesional, Escuelas Oficiales de Idiomas, Música y Artes son muchos los que entran al reparto de una única tarta. Son tantas las especialidades de la oposición que por muy elevada que sea la partida de plazas global, la suerte puede ser muy distinta para los aspirantes de una especialidad u otra.

Lo pactado en la mesa sectorial antes citada, y según los cambios previstos previstos a partir de las oposiciones de 2018, era convocar plazas suficientes para bajar la bolsa de interinos al 8% desde el 20% del que se parte en este momento. En cifras absolutas, representa una oferta de Empleo Público en Educación de 150.000 plazas en el periodo de 2018-2022. Si se añaden las que cubren las vacantes, que se espera tengan una tasa de reposición del 100%, se calcula sumar otras 100.000 más.

Cómo queda el reparto de plazas por especialidades en las oposiciones

Distribución de plazas por especialidades en la oposición

Una vez que tenemos claro que las oposiciones en el sector educativo se ofertan por especialidades, la duda que nos surge es cómo se determina ese reparto por especialidades y quién lo hace. Teniendo en cuenta que la oferta general se hace desde el Ministerio de Educación, pero son luego las Comunidades Autónomas las encargadas de ese reparto de especialidades en las oposiciones de Educación, comprobamos que la cosa se complica.

El proceso habitual para acordar qué plazas de cada especialidad se ofertan surge del diálogo entre sindicatos de la enseñanza y representantes de las consejerías de educación. De estas mesas sectoriales autonómicas sale un borrador que después será redactado y aprobado por sus respectivos gobiernos.



En teoría el criterio más determinante para ese reparto por especialidades en las oposiciones es el de cubrir las vacantes acumuladas en los últimos años, que fueron especialmente difíciles porque se rebajaron al mínimo las tasas de reposición y los recortes derivados de la crisis económica prácticamente congelaron las convocatorias de Empleo Público. Sin embargo, hay un cierto conflicto con los representantes sindicales que también defienden los derechos y deberes de los empleados públicos interinos que han ocupado esos puestos durante años.

Cómo queda el reparto de plazas por especialidades en las oposiciones

Hasta ahora, lo habitual era que las autonomías se pusieran de acuerdo y alternaran una convocatoria de Maestros y la de Secundaria al año siguiente, con el objetivo de no generar un efecto llamada sobre las comunidades que ofertaran ambas. Así ha sucedido en estas últimas de 2018, donde a excepción de la Comunitat Valenciana y Galicia, el resto han ofrecido solo especialidades de Secundaria. Para 2019 y 2021 se reservaría la oferta a especialidades de Infantil y Primaria, en 2020 sería de Secundaria otra vez. Finalmente, en el año 2022 se haría una convocatoria simultánea de Maestros y Profesores.

La última cuestión respecto a ¿en qué consiste el reparto de plazas por especialidades en la oposición? tiene difícil respuesta. Concretar cuáles son las especialidades en las que concurren más plazas se hace casi imposible, ya que además hay variaciones entre unas Comunidades y otras.

De forma muy genérica se podría señalar que Filología Inglesa es la que está a la cabeza, seguida de un grupo formado por Matemáticas, Lengua o Geografía e Historia. En el extremo opuesto, tienen difícil figurar en este reparto Filosofía, Griego, Latín o Música, entre otras.