Derechos y deberes de los empleados públicos

De forma general, tendemos a considerar que los funcionarios son unos privilegiados porque cuentan con un puesto de trabajo asegurado para toda la vida, además de otros beneficios que solemos relacionar con esta condición. Y, sin que haya nada incierto en este planteamiento, lo cierto es que todos los tipos de empleados públicos también están sujetos a un estricto régimen de obligaciones. Así, repasemos las líneas principales en lo relacionado con los derechos y deberes de los empleados públicos. ¿Preparado/a?



Deberes de los funcionarios

Derechos de los funcionarios

Probablemente esta es la parte más conocida, aún así dejamos señalados algunos de los derechos de los funcionarios públicos que pueden ser más desconocidos:

  • No discriminación por cualquier condición o circunstancia personal o social
  • Respeto a su intimidad personal, a su propia imagen y a su dignidad en el trabajo
  • Inamovilidad de su condición de funcionario
  • Desempeño de tareas propias de su categoría profesional y de la evolución de su carrera
  • Progresión de carrera profesional y promoción interna de los funcionarios
  • Formación y actualización continua, preferentemente en su jornada laboral
  • Retribuciones e indemnizaciones por servicio
  • Ser informado por sus superiores de los objetivos de su unidad y participar en su consecución
  • Ser defendidos jurídicamente de las consecuencias que puedan derivar del ejercicio de sus funciones
  • Adopción de medidas para la conciliación laboral y familiar.

A estos se añaden los comunes a cualquier trabajador, tanto los personales (salario, vacaciones, jubilación…) como los colectivos (sindicación, asociación, reunión, huelga…) con las especificidades que se recojan en la legislación propia.

Deberes de los funcionarios

En el apartado de los deberes, hay dos vertientes: los que se refieren a asuntos estrictamente relacionados con el régimen disciplinario y el llamado Código de Conducta, un conjunto de principios éticos y de conducta recogidos en el TREBEP (artículos 53 y 54). Están obligados a:

  • Desempeñar con diligencia sus tareas y velar por los intereses generales del Estado
  • Observancia y supeditación a lo que dicta la Constitución y el resto del Ordenamiento Jurídico
  • Actuar según los principios de objetividad, integridad, responsabilidad, neutralidad, imparcialidad, transparencia, ejemplaridad, eficacia, honradez y respeto a la igualdad entre hombres y mujeres.
  • Respeto a los principios de no discriminación por ninguna circunstancia social o personal
  • Deben abstenerse de tratar cualquier asunto en el que tengan un interés personal o que afecte a personas u organismos con los que mantengan una relación directa o familiar.
  • No contraer obligaciones económicas con entidades o individuos en las que se pueda generar un conflicto con los intereses generales o sus funciones.
  • Prohibición de recibir trato de favor o algún privilegio como consecuencia de sus actuaciones o decisiones tomadas en el ejercicio de su puesto de trabajo.
  • No pueden acelerar gestiones o influir en su tramitación cuando se ven implicados ellos mismos o personas e instituciones afines. Tampoco cuando se ven menoscabados los intereses de terceros.
  • Se guardará secreto sobre asuntos clasificados como reservados o cualquier información cuya difusión esté prohibida legalmente. La discreción debe ser un principio de su actuación general para preservar los posibles intereses de terceros o perjudicar los generales.

Estas son las bases que deben regir la forma de enfrentarse a sus responsabilidades de todos los empleados públicos, ajustándolas a su grupo de clasificación profesional del personal funcionario. Se completan con estos principios rectores:

  1. Respeto en la atención que se de a ciudadanos, superiores y compañeros.
  2. Diligencia en sus tareas, cumpliendo sus horarios y jornadas laborales
  3. Obediencia a las instrucciones dadas por sus superiores, salvo en los casos en los que incurran en una infracción
  4. Se proporcionará la información requerida a los ciudadanos en los asuntos que tengan derecho a conocer
  5. No se aceptará ningún regalo o favor que supere los de los usos de cortesía o sociales

En este extracto figuran los derechos y deberes de los empleados públicos que deben tener siempre presentes.