Gemma García No hay comentarios

5 consejos para escribir más rápido en el teclado

El teclado se ha convertido en una prolongación de nuestras manos desde que vivimos inmersos en internet ¡Normal que haya aumentado la velocidad en la que escribimos! Tener más velocidad al escribir en tu portátil es una ventaja indiscutible par todos. Pero, es especialmente interesante para quienes estéis pensando preparar una oposición que incluya una prueba de mecanografía.

Como no es lo mismo hacerlo en el móvil que en el ordenador, te descubrimos los 5 consejos para escribir más rápido en el teclado. ¡Tomad buena nota de estas recomendaciones!

Escribir más rápido con ordenador

GaudiLab || Shutterstock

1. El ordenador no es una máquina de escribir

Parece obvio, pero es un punto de partida más importante de lo que crees. Sobre todo, si para superar una prueba de oposición. Porque, además de teclear con todos los dedos y sin mirar al ordenador, necesitas dominar el programa de tratamiento de textos en el que vas a examinarte o trabajar.

El texto no sólo debe presentarse sin faltas de ortografía o tipográficas. También te van a exigir una forma de organizarlo y un estilo de redacción adecuado. Hay funciones que, cuando las conoces, hacen que escribas más rápido y mejor.

2. La vista puesta en la pantalla, no en el teclado

Este es el detalle que diferencia a quienes realmente saben escribir con un teclado. Es más decisivo que utilizar todos los dedos correctamente, aunque te recomendamos que aprendas las dos cosas a la vez.


Si estás pendiente de lo que escribes podrás corregir inmediatamente cualquier error y esto repercute más de lo que piensas en la velocidad en la que terminas el texto. Es una cuestión de práctica, ve poco a poco pero sé constante, practica todos los los días.

3. La importancia de la tecla “Mayúscula” o “Shift”

Cada una de las teclas cumple una función y, por tanto, es imprescindible. Sin embargo, hay algunas un poco más importantes en el caso de un teclado de ordenador. Sin duda, una de las prioritarias es la de mayúsculas.

Y es que, al pulsarla en determinadas combinaciones te permite un acceso directo a algunas funciones. Ya hemos explicado antes que dominar los recovecos del programa que uses como procesador de texto tiene repercusión directa en la velocidad final de tu prueba de mecanografía.

4. La opción de apuntarte a un curso de mecanografía

Vale, te suena a cosa del siglo pasado y, además, no tienes tiempo para otro curso de formación más. Pero, si te decimos que puedes aprender mecanografía desde tu casa, a tu ritmo e, incluso, ¡gratis! puede que te animes a intentarlo.

Memorizar la ubicación de las letras en el teclado y saber cómo tienes que colocar los dedos para teclear más rápido es lo que vas a aprender en cualquiera de estos cursos. No es algo complicado, sobre todo cuando conozcas los trucos. Si tu carrera profesional implica que vas a teclear mucho es un esfuerzo que te compensará. Ejemplos de cursos de informática hay muchos, como Goodtyping o Mecanografía Online.

5. Las mejores webs para practicar tu velocidad tecleando

Ahora que tienes la técnica, toca practicar. Y, puedes convertirlo en algo divertido. Páginas como Velocidatil.es te lo ponen muy fácil porque de lo que se trata es de dar rienda suelta a tu vertiente más competitiva. Te toca competir con otros participantes.

También entre las mejor valoradas Agile Fingers. Sencilla y muy atrayente por su diseño, que reproduce una confortable mesa de trabajo. Otra con juegos y mucha interactividad es Sense-lang.org.

No dejes en un rincón olvidados estos 5 consejos para escribir más rápido en el teclado. Son útiles para tu vida laboral, personal y, por supuesto, si aspiras a aprobar determinado tipo de oposiciones. ¡No te quedes paralizado!

Gemma García No hay comentarios

Oposiciones a Puertos del Estado: ¿qué procesos selectivos se suelen convocar?

En un país como España con tanta superficie costera es lógico que las instalaciones portuarias copen un papel esencial en la actividad económica. Una fuente, por tanto, de empleo público ya que su competencia es pública. Las oposiciones a Puertos del Estado son complejas. Intentamos resumir los procesos selectivos que se suelen convocar y las pautas generales de estas convocatorias.

Empleo en Puertos del Estado

Samuel Wölfl || Pexels

Normas generales de las oposiciones a Puertos del Estado

La normativa de Recursos Humanos de Puertos del Estado diferencia entre los puestos directivos y de confianza frente al resto de los empleos. Este segundo grupo se selección mediante procesos basados en los principios de transparencia, igualdad, mérito y capacidad. O sea, procedimientos de convocatoria pública.


Las administraciones convocantes serán el propio ente de Puertos del Estado o las distintas autoridades portuarias, que decidirán en cada caso si el proceso adopta la fórmula de oposición, concurso-oposición o sólo concurso. Cada convocatoria tendrá que especificar la plaza que se oferta, la cantidad de puestos y su descripción.

En todos los supuestos, el procedimiento incluye tres fases:

  1. La oposición (en cualquiera de las tres formas que puede adoptar)
  2. Un curso de formación específico
  3. Un módulo de Formación Práctico (este sólo exclusivamente en las convocatorias cuyas bases lo especifiquen).

Requisitos generales de las oposiciones a Puertos del Estado

Independientemente de las condiciones y exigencias particulares que se fijen en cada convocatoria, de forma genérica estos son los requisitos que tienes que cumplir para poder presentarte a cualquiera de ellas:

  • Ser mayor de 16 años y no sobrepasar la edad de jubilación forzosa.
  • Nacionalidad española o de países de la UE. También de países con los que se tenga firmado un Tratado Internacional de libre circulación de trabajadores o extranjeros con residencia legal en España.
  • Conocimientos adecuados para el puesto al que se opta
  • No padecer enfermedad o limitaciones que impidan el desempeño de las funciones del puesto
  • No estar inhabilitados para el ejercicio de funciones en el sector público
  • Cumplir con el perfil competencial que se describa en cada proceso selectivo.

Respecto a la titulación académica, estas son las pautas de referencia:

  • Para el personal sujeto a convenio colectivo, serán las previstas en dicho convenio
  • Para el personal no sujeto a convenio, se exige titulación universitaria de Diplomatura, Grado o Licenciatura según el caso.

¿Cuáles han sido las últimas convocatorias?

Como te habíamos anunciado, aquí están reflejadas las últimas convocatorias de oposiciones a Puertos del Estado que te pueden servir de orientación:

  • Técnico de Facturación. Son puestos dentro de personal laboral dentro de convenio. Para que te hagas una idea, consta de 4 pruebas: un examen tipo test de 50 preguntas sobre el temario de la convocatoria, un examen práctico de ofimática, una prueba de idioma (que es la única no eliminatoria) y una entrevista personal.
  • Responsable de Infraestructuras. En esta ocasión se trata de una convocatoria en formato concurso-oposición. La fase de oposición incluye pruebas para valorar las competencias técnicas (conocimientos) y las genéricas (habilidades), además con una prueba de idiomas y una entrevista personal. La fase de concurso no tiene carácter eliminatorio.

Entre las convocatorias de oposiciones de Autoridades Portuarias, estas son algunas de las últimas publicadas, que son un fiel reflejo de la variedad puestos de trabajo que se ofertan:

  • Técnico de Comunicación e Imagen
  • Responsable de Recursos Humanos
  • Policía portuario
  • Oficial de obras y mantenimiento
  • Responsable de Medioambiente
  • Servicio de Soporte
  • Administrativo
  • Responsable de Seguridad y Riesgos Laborales
  • Jefe de Equipo de mantenimiento

Hemos resumido cuáles son las oposiciones a Puertos del Estado y qué procesos selectivos se suelen convocar. Una información básica que puedes complementar y actualizar en la página oficial de Puertos del Estado. Una interesante salida laboral no muy conocida.

Gemma García No hay comentarios

¿Cómo ingresar en el Cuerpo de Músicas Militares?

Incorporarse a las Fuerzas Armadas puede hacerse desde muchas perspectivas: como militar, sanitario, como jurista, como periodista… y ¡como músico! Si estás en este último supuesto, toma nota de esta información sobre el temario, plazas y convocatorias para las oposiciones al Cuerpo de Músicas Militares.

Es muy complicado aunar en el mismo tema un conjunto de convocatorias tan variado. Porque hablamos de distintas categorías profesionales (Escala de Oficiales o de Suboficiales) e instrumentos (flauta, percusión, violonchelo…). Intentamos recoger las líneas generales que se pueden aplicar a una de las mejores oposiciones para músicos: las oposiciones al Cuerpo de Músicas Militares.

Cuerpo de Músicos Militares

Los principales requisitos para la Escala de Oficiales

La función de todos los miembros del Cuerpo de Músicas Militares es ejecutar las actividades relacionadas con la interpretación musical, además de preparar o dirigir las bandas de música. Esta segunda función está reservada para la Escala de Oficiales, con empleo de teniente coronel, siempre con la denominación complementaria de músico. Se puede llegar hasta el empleo de general de brigada.


Hay dos tipos de plazas para incorporarse a la Escala de Oficiales, cada una con unos requisitos académicos específicos:

  • Dirección. Es imprescindible la titulación superior de Música en las especialidades de Dirección de Orquesta, Dirección de Coro, Composición o Título de Graduado en Música en Dirección o Composición.
  • Instrumentista. También titulación superior de Música o el título de Graduado en Interpretación, en ambos casos en cualquiera de estas especialidades: Clarinete, Contrabajo, Fagot, Flauta Travesera, Oboe, Percusión, Saxofón, Trompa, Trompeta, Trombón, Tuba, Violonchelo.

La oposición se divide en una prueba de conocimientos teóricos y una práctica. En las plazas para Dirección este segundo ejercicio consiste en la concertación de una obra obligatoria que figura en las bases de la convocatoria. En las de Instrumentista también figura una obra específica dependiendo del instrumento al que te presentes, pero también hay un ejercicio libre.

Entrar como suboficial del Cuerpo de Músicas Militares

En esta Escala se encuentran los empleos que van desde sargento hasta suboficial mayor, cargos a los que siempre se anexará el término “músico” como ya hemos visto que ocurría también con los oficiales.

A diferencia del epígrafe anterior, las exigencias académicas para suboficial se ciñen al título de Bachiller, Grado Medio en FP o haber superado la prueba de acceso para los ciclos superiores de FP. También es válido el Título Profesional de Música de las especialidades del instrumento que se soliciten en cada convocatoria.

Las oposiciones al Cuerpo de Músicas Militares en la Escala de Suboficiales consisten en un examen teórico y otro práctico, dividido en una interpretación obligatoria y una libre.

Los datos comunes a todas las oposiciones al Cuerpo de Músicos

Tanto en la Escala de Oficiales como en la de Suboficiales, los candidatos que han superado su respectiva oposición tendrán que efectuar su presentación en la academia que les corresponde:

  • La Academia General Militar, ubicada en Zaragoza para los oficiales.
  • La Academia General Básica de Suboficiales en Lleida.

Además, habría que recordarte que hay unas limitaciones de edad para poder acceder al Cuerpo de Músicos Militares. En el caso de los empleos de Suboficiales se ha fijado esa edad máxima para opositar de 27 años en el caso de ingreso directo y de 33 años en los aspirantes a una plaza de las de ingreso por promoción.

Una última recomendación, después de que tengas la información pertinente sobre el temario, las plazas y cómo son las convocatorias para las oposiciones al Cuerpo de Músicas Militares. No se convocan con la regularidad de otras plazas. Si estas realmente interesado en esta salida profesional, tienes que estar pendiente de la web del Ministerio de Defensa, ¡para no perderte ni una posibilidad!

Gemma García No hay comentarios

¿Qué necesito estudiar para trabajar en peluquería o estética?

El cuidado de la imagen se ha convertido, en los últimos tiempos, en una prioridad para muchas personas. ¿Por qué no elegir unos estudios relacionados con este sector y convertirlo en tu actividad laboral?

El título oficial que se precisa para dedicarte a la peluquería o a la estética es el que corresponde al ciclo de Formación Profesional Básica, en la especialidad de Imagen Personal. Después, si quieres podrás ampliarlo con el ciclo de Formación Profesional de Grado Medio y Superior.

Respondemos a tus dudas sobre lo que necesitas estudiar para trabajar en peluquería o estética. ¡Lo tienes a tu alcance!

Estudiar Peluquería y Estética

pikselstock || Shutterstock

¿En qué consiste el Grado Básico de Imagen Personal?

La primera buena noticia para quienes tenéis claro que la Peluquería y la Estética son vuestra vocación es que son estudios que se pueden realizar a partir de los 15 años. Además, no tienes que haber terminado la Educación Secundaria Obligatoria. De hecho, tras finalizar la formación profesional en Peluquería y Estética obtendrás el certificado de la ESO. ¡Por si te animas a seguir con los grados Medio y Superior!


Los estudios básicos de FP en la especialidad de Peluquería y Estética constan de 2.000 horas lectivas. Los módulos de los conocimientos que vas a adquirir incluyen una parte genérica, de atención al cliente y preparación del entorno, y otra específica que consiste en:

  • Cuidados básicos de uñas
  • Técnicas de depilación mecánica y decoloración del vello
  • Técnicas de maquillaje
  • Lavado del cabello y cómo cambiar su forma
  • Técnica de cambio de color del pelo

Salidas laborales con FP Básica en Peluquería y Estética

Una vez concluido este ciclo formativo, siguen las buenas noticias, porque ya puedes ponerte a trabajar si es lo que deseas. Tu nivel profesional es el de Auxiliar en cualquiera de estas áreas: peluquería, manicura y pedicura, maquillaje o depilación.

Podrán contratarte para realizar esas actividades en peluquerías, salones de belleza y centros de estética. También en otros establecimientos como gimnasios, hospitales, residencias de mayores, hoteles y similares que ofrezcan este tipo de servicios a sus clientes, siempre bajo la supervisión de un Técnico Superior en la especialidad.

Y, si lo que te apetece es lanzarte a la aventura laboral por tu cuenta, puedes darte de alta como autónomo y dedicarte a proporcionar servicios básicos de peluquería, maquillaje, depilación y manicura-pedicura. Ahora bien, si tu sueño es abrir tu propio centro, entonces te toca seguir estudiando para obtener el título de FP de ciclo Medio en Peluquería y Cosmética Capilar. Son dos años más de formación, pero si tienes gusto por la estética, habilidades manuales, creatividad y facilidad de trato con las personas, deberías darte esta oportunidad.

La figura del Estilista o Asesor de Imagen Personal

Sin duda, el asesor de imagen o estilista es una de las profesiones más de moda. Una sociedad en la que vivimos de nuestra imagen demanda cada vez más este tipo de profesionales que nos aconsejan sobre los cambios que debemos introducir en nuestro peinado, forma de vestir y de maquillarnos para sacarnos el máximo partido.

Este tipo de servicio se incluye ya en muchos centros de estética, pero también en teatros, productoras de cines, cadenas de televisión entre otras posibilidades. Y, quítate de la cabeza la idea de que es un sector reservado a las mujeres. Cada vez son más los hombres que se convierten en profesionales de la Estética y la Peluquería. ¡Y están igual de reconocidos y demandados!

Ya no tienes la excusa de no saber qué necesitas estudiar para trabajar en peluquería o estética. Ahora todo es cuestión de superar una formación que es eminentemente práctica. Después sólo te quedará decidir el enfoque que le das a tu futuro, de entre las numerosas posibilidades que se te abren.

Gemma García No hay comentarios

5 estrategias que te ayudarán a escribir más rápido a mano

No es la primera vez que tocamos el tema de la escritura manual. Y es que, estamos cada vez menos habituados al bolígrafo y al papel, especialmente aquellos que prefieren tomar sus apuntes a ordenador en lugar de a mano. Por ello, no restes importancia a estas 5 estrategias que te ayudarán a escribir más rápido a mano. Tener un buen material para estudiar o aprobar un examen dependen mucho de cómo te manejes redactando a mano.

Es evidente que las técnicas que te proponemos tienen el objetivo de aumentar tu velocidad al escribir a mano. Pero, ¡con una letra legible! Todas las que te proponemos sirven igual para tomar buenos apuntes que para un examen, excepto la última como tú mismo vas a comprobar.

Escribir más rápido a mano

Peshkova || Shutterstock

1. La postura corporal es clave para escribir más rápido a mano

Igual que para montar en bici o para nadar es esencial que tu cuerpo adopte la postura correcta, lo mismo sucede cuando te pones a escribir a mano. Te lo habrán recomendado como una forma de cuidar tu espalda y no acabar con contracturas. Pero, aquí te lo recordamos pensando en tu velocidad al escribir.


Por supuesto, es importante que estés cómodo. A las normas generales siempre les puedes hacer pequeñas adaptaciones que te hagan sentir mejor.

Debes acostumbrarte a estas reglas: espalda recta, pies extendidos completamente en el suelo, caderas y espalda apoyadas en el respaldo y poder doblar los codos fácilmente.

2. Cuidado con la forma de sujetar el boli

Igual que pasaba con el cuerpo, tienes que acostumbrarte a coger el bolígrafo o lápiz de una forma adecuada para mejorar la caligrafía y la velocidad. No hay una forma única, es más una preferencia personal. Pero sí que debes comprobar que no se te cansa pronto la mano o notas un agarrotamiento a los pocos minutos de empezar a escribir. Si es así es que estás haciéndolo mal.

A lo mejor debes cambiar la inclinación del papel. Te recordamos que la manera convencional de coger el boli es apoyarlo en los dedos índice y pulgar, reposando en el dedo del medio.

3. El tipo de bolígrafo influye para escribir más rápido a mano

Si quieres darte el gusto de comprarte ese bolígrafo, pluma o rotulador que te ha enamorado por su diseño para tomar o subrayar tus apuntes con colores. Pero, ¡nada de usarlo cuando tienes que escribir rápido y un volumen importante de páginas! Para este tipo de redacciones necesitas uno que no se escurra fácilmente entre tus dedos, ni demasiado fino o que se pase de grosor.

Además, respecto a la punta, debes asegurarte que no te obliga a un ejercer una presión fuerte sobre el papel. Los de tinta de gel son los que permiten escribir más rápido.

4. Practicar: una vez más es imprescindible

Este paso, claro, requiere previsión. Es decir que te lo hayas planteado con tiempo y hayas ido probando qué es lo que te funciona mejor. Usa el método científico de prueba-error. Cuando notes calambres o dificultades, cambia a otra técnica.

5. ¿Conoces la técnica “bustrofedón”?

El Diccionario de la Real academia Española (RAE) define este concepto como la "manera de escribir, empleada en la Grecia antigua, que consiste en trazar un renglón de izquierda a derecha y el siguiente de derecha a izquierda".

Es una idea atrevida y requiere tiempo de práctica, pero te queremos dejar todas las opciones para que seas tú quién compruebe cuál le funciona. Esta palabra se utiliza para designar un tipo de escritura que se lee alternativamente de izquierda a derecha y viceversa. La idea es evitar el salto brusco de final de línea.

Puede parecer un poco lioso pero si consigues dominarlo, te ayuda a escribir más rápido a mano. Eso sí, sólo puedes usarlo para tus apuntes, nada de aplicarlo al redactar un examen con buen estilo o algo que tenga que leer un tercero. Y, no creas que es un invento moderno, que ya lo usaban los griegos.

Empieza ya a poner en práctica todas o algunas de estas 5 estrategias que te ayudarán a escribir más rápido a mano. No pierdas ni un minuto porque es mucho lo que te juegas. ¡Está a tu alcance y con muy poco esfuerzo!

Gemma García No hay comentarios

Pruebas y requisitos de acceso al Cuerpo de Inspectores de Educación

Cuando pensamos en las oposiciones de Educación solemos centrarnos en las plazas de profesores o maestros. Hoy te ofrecemos otra opción. ¿Qué te parece si hablamos de las pruebas y requisitos de acceso al Cuerpo de Inspectores de Educación? Una interesante forma de darle un giro a tu vocación docente.

Es cierto que no se trata de puestos al alcance de todo el mundo. Las oposiciones al Cuerpo de Inspectores de Educación pertenecen a ese selecto grupo de puestos del más alto nivel dentro de la carrera de funcionario. Son un paso ambicioso para quienes llevéis años dedicados al mundo de la enseñanza pública.

¿Cómo aprobar unas oposiciones de magisterio?

Requisitos para acceder al Cuerpo de Inspectores de Educación

En principio, se trata de unas convocatorias de ámbito autonómico, por lo que pueden presentar ciertas diferencias dependiendo del gobierno que las convoque. Sin embargo, sus requisitos de acceso generales se establecen en LOE.


Básicamente se exige la titulación académica de Doctor o equivalente, ser miembro de alguno de los cuerpos de la función pública docente. También debes contar con seis años de antigüedad como funcionario de carrera y los mismos de experiencia docente. En el caso de autonomías con lengua propia, se tiene que acreditar su conocimiento.

Se trata de unas oposiciones singulares porque participan en su diseño tanto las autoridades estatales como las correspondientes consejerías de Educación. Además de intervenir en los requisitos, es el Ministerio de Educación quien aprueba la mayor parte del contenido del temario, quedando reservado un apartado de unos 20 temas que puede incluir cada comunidad.

¿En qué consisten las oposiciones a Inspectores de Educación?

Como ya hemos señalado, estas convocatorias son un “mix” entre las pautas fijadas por el Ministerio de Educación y el margen de actuación que se permite a cada comunidad autónoma. Se organizan bajo el formato de concurso-oposición, o sea, constan de una primera fase de oposición con distintas pruebas que superar y, después, se pasa a la valoración de méritos. Finalmente, los candidatos tienen que realizar un curso de prácticas.

La fase de oposición se divide en tres pruebas distintas, todas ellas de carácter obligatorio y eliminatorio. El orden de los tres ejercicios suele ser el que te presentamos, pero hemos encontrado algún caso en el que se invierten los exámenes:

  1. Primera prueba. Consiste en analizar un supuesto práctico por escrito en que se tienen que aplicar las técnicas adecuadas con las que cuenta el Cuerpo de Inspectores de Educación para actuar. El tema será propuesto por el Tribunal calificador.
  2. Segunda prueba. También por escrito, en esta ocasión, un examen de desarrollo. Lo que debes desarrollar es uno de los temas pertenecientes a la parte A del temario. Se extraerán dos por sorteo y tú puedes elegir sobre cuál de ellos quieres redactar.
  3. Tercera prueba. Este es examen consiste en una exposición oral sobre uno de los temas de la parte B del contenido, realizada frente a los miembros del Tribunal examinador. Una vez más, se sacarán dos temas por sorteo y es el aspirante quien decide el que desarrolla.

Respecto a la valoración de las distintas pruebas de la fase de oposición, la LOE establece que es imprescindible que los candidatos obtengan al menos la mitad de la calificación máxima que se exige en cada una de ellas.

Para calcular la puntuación final de la oposición se pondera en un 40% los puntos que obtengas en el tercer examen (la exposición oral) y un 30% cada uno de los otros dos ejercicios.

Aunque en teoría dependen de las distintas comunidades autónomas, lo cierto es que ya has comprobado que las pruebas y requisitos de acceso al Cuerpo de Inspectores de Educación son similares en todas las convocatorias. Un aliciente para los que no tengáis problema en cambiar de residencia, ¡podéis presentaros a varias!

Gemma García No hay comentarios

Descubre los detalles de las oposiciones de Vigilantes de Seguridad y Escoltas Privados

El sector de la seguridad es una de los que muestra un crecimiento continuado en los últimos años. Y parece que va a seguir siendo así. Descubre los detalles de las oposiciones de Vigilantes de Seguridad y Escoltas Privados, un vía laboral más que interesante.

Un recordatorio muy importante, una vez que hayas superado cualquiera de las dos oposiciones, no te olvides de solicitar en la Secretaría de Estado de Seguridad tu Tarjeta de Identidad Profesional (TIP). ¡La necesitas para poder ejercer!

Cómo funcionan las oposiciones para Vigilantes de Seguridad

Si estás pensando en convertirte en Vigilante de Seguridad, para empezar tienes que tener el título de la ESO o equivalente para presentarte a estas oposiciones y haber superado un curso específico de Vigilante de Seguridad. Esta formación se imparte tanto de forma online como en clases presenciales. No te olvides de cumplir las exigencias legales que te permiten portar y utilizar armas de fuego.


Con estos requisitos de formación, si eres mayor de edad, con nacionalidad española o de la UE y sin antecedentes penales, puedes presentarte a las oposiciones que convoca el Ministerio de Interior para adquirir el certificado de Vigilante de Seguridad. Tendrás que superar unas pruebas físicas y otras de conocimientos que básicamente son las siguientes:

  • Pruebas físicas. Para poder hacerlas tienes que presentar previamente un certificado médico que confirme que reúnes la aptitudes necesarias para realizarlas. Son ejercicios que comprueban la potencia del tren superior (con flexiones de brazos y lanzamiento de balón) y del inferior (con salto vertical y carrera en pista). Es necesario que consigas la calificación de apto para poder hacer la parte teórica.
  • Prueba de conocimiento. Es un examen tipo test de 100 preguntas en el que se penalizan los fallos. Se puntúa de 0 a 10 y necesitarás un mínimo de 5 puntos para que se considere que la has superado.

En el caso de que quieras obtener la certificación complementaria de especialidad en Explosivos, tendrás que superar un test de 25 preguntas correspondientes a esta materia concreta. Dispondrás de 15 minutos y el funcionamiento es el mismo que en el examen anterior.

Lo que necesitas para ser Escolta Privado

El cine ha tenido cierta importancia en el resurgir de la profesión de escolta privado, que no se debe confundir con la de guardaespaldas. Eso, y el creciente interés por el mundo del “famoseo”. ¡Qué mejor forma de estar cerca de los personajes que protagonizan la vida pública que formar parte de su seguridad! Si te atrae la idea de conocer de primera mano su vida, convertirte en uno de sus escoltas te da una posición inmejorable.

Pero, a parte de estos argumentos más frívolos, realmente es una forma de resolver tu vida laboral. Además de cumplir con los mismos requisitos que antes hemos señalado, debes haber realizado el curso de Vigilante de Seguridad y, además, los módulos específicos para Escolta Privado.

En lo que se refiere estrictamente a la oposición de Escolta Privado, estas son las pruebas que debes superar:

  • Prueba de aptitud física: incluyen ejercicios para comprobar la potencia del tren superior (lanzamiento balón y flexión en suspensión pura), tren inferior (salto vertical y carrera de 400 metros).
  • Conocimientos teórico-prácticos resolviendo dos cuestionarios. El primero es un test de 100 preguntas sobre temas generales relacionados con la vigilancia privada. De este primer ejercicio están exentos los que han superado la oposición de Vigilante de Seguridad. El segundo examen es un cuestionario de 25 preguntas sobre el módulo específico de Escolta, una materia más técnico-jurídica. En ambos casos tienes que tener en cuenta que las respuestas erróneas restan.

Con todos los detalles de las oposiciones de Vigilantes de Seguridad y Escoltas Privados en tus manos, ya puedes empezar a dar pasos hacia tu futuro. ¡Dos opciones con muchas salidas profesionales!

Gemma García No hay comentarios

¿Cómo es el examen de traductor jurado? Consejos y requisitos

Es una de las salidas profesionales más interesantes después de estudiar para ser traductor. Eso sí, es necesario que obtengas el título oficial que otorga el Ministerio de Asuntos Exteriores. Te desvelamos cómo es el examen de traductor jurado, incluyendo consejos y requisitos para que cuentes con toda la información.

Cómo ser traductor jurado

Piotr Adamowicz || Shutterstock

Para animarte, te recordamos que vas a desarrollar un trabajo muy especial. Traducirás documentos trascendentes por su contenido legal y jurídico. Tu firma será imprescindible para que tengan validez en cualquier tipo de procedimiento oficial. Es lógico, por tanto, que se exijan unos conocimientos muy específicos que demuestren tu competencia.

Requisitos para optar al título de Traductor Jurado

Como en cualquier examen oficial, hay unas exigencias generales como mayoría de edad, nacionalidad española o de un estado europeo y la titulación de licenciado o equivalente.


Pero, en el caso del examen para Traductor Jurado se añaden requisitos específicos respecto a los conocimientos del aspirante:

  • Idioma. Como es evidente es necesario demostrar un conocimiento muy alto de la lengua que se solicite en cada convocatoria y a la que te presentes. Piensa que las opciones van desde el omnipresente inglés a otros bastante más desconocidos como el albanés, el persa o el urdu. Puedes practicar con ayuda de programas para aprender idiomas en casa.
  • Gramática y léxico español. Además de dominar una lengua extranjera, tus conocimientos de la nuestra deben ser muy elevados y muy precisos, controlando el vocabulario jurídico.
  • Técnicas y procesos de la traducción. Como sucede en cualquier actividad, traducir implica seguir una pautas y normas concretas.
  • Materia legal y jurídica. Esta será tu área de actuación y debes demostrar que sabes moverte por ella y entiendes de lo que hablas.

¿En qué consiste el examen de Traductor Jurado?

Los exámenes para obtener el título de Traductor Jurado se dividen en tres partes, todas obligatorias y eliminatorias:

  1.  La primera es una prueba tipo test de 50 preguntas, en castellano, sobre gramática y terminología. Se obtiene la calificación de apto o no apto. Dispondrás de 75 minutos para completarla.
  2. La segunda parte consta de tres ejercicios diferentes. Tendrás que conseguir la calificación de apto en cada una de ellas para que te corrijan la siguiente, en este orden:
    1. Traducción al castellano de un texto de carácter literario, periodístico o ensayístico. No se puede usar diccionario.
    2. Traducción inversa, es decir, de castellano a la lengua que hayas elegido de un texto de las mismas características que en el primer ejercicio. Tampoco puedes usar diccionario.
    3. Traducción al castellano de un texto jurídico. Podrás usar diccionario convencional, pero no un glosario que hayas creado tú, ni tampoco uno electrónico.
      • Para realizar los dos primeros ejercicios dispones de un total de 120 minutos que puedes repartir como quieras. El último tendrás que terminarlo en 90 minutos.
  3. Finalmente, la tercera prueba es un examen oral. Se trata de un ejercicio de interpretación consecutiva que permita comprobar tu dominio de las dos lenguas, el español y la de tu opción.

Consejos para preparar el examen de traducción jurada

Es evidente que el camino para adquirir el título de Traductor Jurado no es sencillo, ahí no vamos a engañarte. Pero, realmente es un trabajo de gran responsabilidad lo que explica que sólo sea accesible a los mejores.

Te damos algunas ideas para ayudarte en tu preparación. Para empezar, practica mucho y a ser posible con modelos reales. Los puedes encontrar en la página del Ministerio (en concreto, en este enlace) o en Internet. También te vendrá muy bien dar clases específicas de conversación, te ayudará a tener más soltura y a perder miedo a hablar en público. Mucha constancia y confianza en ti mismo son los ingredientes finales de nuestra receta para el éxito.

Te va a resultar más fácil aprobarlo, ahora que sabes cómo es el examen de traductor jurado. Los consejos y requisitos que te hemos dado funcionan. ¡Ahora sólo queda tu esfuerzo para conseguirlo!

David López No hay comentarios

Esta es la legislación sobre Altos Cargos en la Administración Pública

La legislación sobre Altos Cargos en la Administración pública lleva en vigor en octubre de 2012. En ella, se recogen las normativas por los que se deben regir todas las Administraciones públicas españolas. Como es de esperar, la legislación ha pasado por varios cambios a lo largo de los años. De tal forma que los artículos pudieran mantener su relevancia.

A continuación, si vas a preparar unas oposiciones por libre, encontrarás un breve resumen de los puntos más relevantes de la legislación de los Altos Cargo Públicos.

Estatuto del Empleo Público

Generalidades de la legislación de Altos Cargos

A grandes rasgos, la legislación se encarga de regular «las bases del régimen jurídico de las Administraciones Públicas. Así como los principios del sistema de responsabilidad y de la potestad sancionadora. Y desde luego,  regula la organización y el funcionamiento». Dicho esto, la ley se aplica a los siguientes organismos:

Por tanto, todas las entidades mencionadas han de respetar una serie de principios comunes. Estos incluyen, entre otros, proporcionar un servicio efectivo a los ciudadanos. El resultado es tratarles de forma clara, simple y afable y  ser:

  • Eficiente, eficaz y responsable a la hora de cumplir objetivos.
  • Y naturalmente, tomar parte en la cooperación, coordinación y relación entre los diferentes cargos públicos.

En su totalidad, la legislación incluye más de 200 artículos, organizados en varios capítulos.

Organización y competencias

El objetivo de la redistribución es evitar la creación descontrolada de departamentos. Evidentemente, en lo que respecta al desempeño de funciones que podrían ejecutar órganos ya existentes.

De este modo, «no podrán crearse nuevos órganos que supongan duplicación de otros ya existentes».

Se ha procurado reorganizar los cargos públicos de Esapaña poniendo como base los siguientes órganos:

  1. Ministros;
  2. Secretarios de Estado;
  3. Subsecretarios;
  4. Secretarios Generales;
  5. Secretarios Generales Técnicos;
  6. Directores Generales; y
  7. Subdirectores Generales.

Ante todo, debe recordarse que cualquier actividad desempeñada por los cargos públicos debe ser constitución.

Soporte jurídico claro

Consecuentemente, cualquier actuación de un cargo público deberá estar debidamente respaldado por la Ley. Por ejemplo, como es el caso de las Competencias de los cargos. Estas deberán siempre ser ejercidas por la administración que corresponda. En consecuencia, no se podrá renunciar a ellas.


Por poner otro ejemplo, las administraciones solo podrán ejecutar una sanción si se respalda por una norma reconocida a nivel legal. Finalmente, y en relación con el párrafo anterior, también se espera que la creación de cualquier nuevo órgano se avise y apruebe con antelación.

Relación mediante recursos electrónicos

Principalmente hablamos de dos objetivos de esta legislación. Por un lado, conseguir una mayor centralización de las actividades públicas.  Además, por otro, facilitar y fortalecer las relaciones entre los organismos. Para ello, se espera que las entidades públicas hagan uso de los recursos electrónicos para relacionarse entre ellas.

Así mismo, se exige para comunicarse con sus «órganos, organismos públicos y entidades vinculados o dependientes». Para ello, se ha establecido una sede electrónica. Esta permitirá acciones como la creación de firmas electrónicas y el traspaso de datos. Con estos cambios, se espera fomentar la eficiencia de los cargos y facilitar su comunicación.

Conclusión

En suma, la nueva legislación centra sus esfuerzos en dar una mayor unificación a los Cargos Públicos. Así como en mejorar las relaciones entre ellas.  Y de igual modo, en adaptarlas a las nuevas herramientas de trabajo y comunicación.

Esto se consigue al especificar las generalidades que son comunes a todas las administraciones. Además, también, al reorganizar la distribución de los cargos. Por último, y no menos importante, al implantar nuevos recursos electrónicos. Con estos cambios, se espera fomentar la eficiencia de los cargos y facilitar su comunicación.

David López No hay comentarios

Sí, se puede estudiar un doctorado y trabajar al mismo tiempo. Te explicamos cómo

Actualmente, un doctorado tiene el significado de ir un paso más allá en tu carrera. No obstante, obtener la titulación de doctorado requiere de años de dedicación. Así pues, muchas personas deciden o se plantean la posibilidad de compaginar su formación con un trabajo.

Para empezar, solo un dato; según la OCDE, tener un doctorado es, hoy, una garantía de conseguir un trabajo de calidad en el 90% de los casos. ¿Interesante, verdad?


Cómo compaginar los estudios de doctorado con un trabajo

En primer lugar, se requiere de mucha disciplina.  Esta es indispensable para ser capaz de estudiar un doctorado y trabajar al mismo tiempo. Así, con mucha fuerza de voluntad y dedicación se puede conseguir. Si este es tu caso y estás pensando en empezar un doctorado, estas son las ideas que te sugerimos:

  • Busca un trabajo online: esto permite una mayor flexibilidad de horarios, lo cual te será muy ventajoso a la hora de estudiar e investigar. ¡Existen!
  • Reducción de jornada laboral: si actualmente dispones de un empleo, deberías hablar con tu empresa para que reduzcan tu jornada laboral. Aunque sea durante algunos periodos del año, para así poder continuar con tu doctorado.
  • Trabajos de fin de semana: este tipo de trabajos son una muy buena opción y podrás dedicarte entre semana enteramente a tus estudios. O por el contrario, otra opción es dedicar los fines de semana para continuar con tu doctorado y trabajar durante la semana.
  • Trabajos a media jornada: este tipo de trabajos para opositores y futuros doctores a tiempo parcial son ideales para combinar la vida de estudiante con la vida laboral. Estos contratos podrías encontrarlos por ejemplo en hostelería o tiendas.
  • Actividad como autónomo: puede que tu profesión te permita establecerte como trabajador por cuenta propia, lo que hará que puedas gestionar mejor tu tiempo de trabajo y estudio.

Consejos para compaginar un doctorado y el trabajo

En el caso que hayas decidido realizar un doctorado y trabajar al mismo tiempo, estos son los consejos a seguir para poder compaginar ambas cosas de la mejor manera. Y, a su vez, conseguir buenos resultados académicos:

  • Administra bien tu tiempo y tus fuerzas: hacer un calendario de estudio que determine los días y horarios de estudio te será de gran ayuda. Así, podrás seguir y cumplir tu planificación de manera satisfactoria.
  • Sé muy ordenado y disciplinado: esta será la única manera de llevar todo a cabo y con buenos resultados. La constancia es algo fundamental de lo que tendrás que disponer.
  • Mantén el ánimo alto: ten claros tus objetivos para así no tener altibajos y no desanimarte.
  • No te frustres con los imprevistos: debido a razones ajenas a ti mismo, tu planificación puede cambiar o no cumplirse. En estos casos no te desesperes y sigue adelante.

Ventajas y desventajas de trabajar mientras estudias un doctorado

La clara y principal ventaja de trabajar mientras estudias un doctorado es que te permite financiarte hasta que acabes y te titules. Asimismo, si tu trabajo está relacionado con tu ámbito de estudio tu currículum seguirá creciendo y te ayudará mucho. Además, otra ventaja es la posibilidad de conocer personas con intereses muy similares a los tuyos.

Por otro lado, la  desventaja más evidente es la falta de tiempo durante esta etapa. Sin embargo, se trata de una situación temporal, la cual pasará y lograrás hacer un doctorado con éxito. Por ello, lo fundamental es que sepas organizar tu tiempo de estudio y de ocio. Indudablemente, es una etapa muy intensa pero a largo plazo, destacarás entre los demás.

En definitiva, estudiar un doctorado y trabajar al mismo tiempo no es algo fácil, pero es algo que sin duda valdrá la pena. Aquí ya ves los consejos para poder compaginar el estudio del doctorado con el trabajo. Estamos seguros de que con esfuerzo, dedicación y constancia lo conseguirás.