Esto es lo que debes hacer para que el estrés no te pase factura en los exámenes

Nada puede arruinarte un examen más fácilmente que los temidos nervios. Da igual que hayas preparado minuciosamente el temario, que hayas sido constante y racional, que no hayas dejado nada al azar… el estrés previo a los exámenes o incluso un ataque de nervios en el último momento puede mandar todo tu esfuerzo al traste. Por eso, se hacen imprescindibles estos consejos para que el estrés no te pase factura en los exámenes. ¡No te los pierdas!

Cómo combatir el estrés en los exámenes

Cómo superar el estrés y la ansiedad de los exámenes

Bueno, lo cierto es que para combatir este bloqueo mental que impide que recuperes los conocimientos que tienes almacenados en tu memoria, resulta clave el modo en el que los has adquirido. Según una investigación realizada, cómo no en EEUU, que el estrés impida a un estudiante plasmar los conocimientos sobre los que ha estudiado depende, en gran medida, de su dinámica de trabajo. Si usó lápiz y papel es mucho menos probable que se quede con la mente en blanco que si su técnica se basaba en leer y releer la materia. ¡Ya tienes un primer consejo!

Estudia un contenido concreto, deja de pensar en él un tiempo. Después, fuérzate a recordarlo y plasma todo lo que te venga a la cabeza en un papel en blanco.

Esa primera recomendación la defiende la psicóloga Amy Smith, la precursora del estudio antes citado que se publicó en la prestigiosa revista 'Science'. Ella hace mucho hincapié la importancia que tiene la escritura en el proceso de refuerzo de la memoria. Y se apoya en los datos obtenidos de los 120 estudiantes que participaron en su investigación.



Se les dividió en dos grupos, todos expuestos a una secuencia de 30 palabras y 30 imágenes durante el mismo tiempo. Aunque el desarrollo de la prueba es más complejo, podemos resumir que 60 usaron la técnica de retrieval practice, con escritura, y los otros 60 la relectura para fijar esos ítems. Luego les sometieron a una misma situación de estrés y se comprobó que la memoria del primer grupo no se vio afectada, al contrario de lo que sucedió con los que estudiaron releyendo.

Trucos para combatir el estrés de los exámenes

Tan contundentes resultados hacen que los consejos que se desprenden de este estudio estén todos en relación directa con las técnicas de estudio, más que con las consabidas recomendaciones que inciden en la relajación como fórmula para evitar el estrés en los exámenes. Y en esa primera línea de revisión, te proponemos que:

  • Te esfuerces por crear conexiones más robustas en tu cerebro, de forma que garantices el acceso vía neuronal a la información almacenada en tu memoria. Esto que parece tan científico y complicado, se consigue… escribiendo. La explicación a este punto es interesante: los estudiantes/escritores no se vieron afectados por el efecto del cortisol, hormona relacionada con el estrés. Su recuperación de los datos almacenados se hizo por otra línea neuronal distinta al hipocampo.
  • No bases tu aprendizaje sólo en las estrategias de memorización. Este es otro clásico, pero reivindicado por las nuevas escuelas de Pedagogía. Los conocimientos que se adquieren por la memoria se pierden si no se utilizan. El aprendizaje conceptual, basado en la comprensión y transformación de la información es mucho más permanente. Estás creando tus propios conocimientos y se mantendrán en tu memoria a largo plazo.

No te obsesiones con el estrés. Para las responsables del estudio del que estamos hablando es necesario cuestionar esa influencia tan determinante del estrés en los resultados de un examen. Algo tan sencillo como utilizar estrategias de estudio efectivas es el mejor de los 3 consejos para que el estrés no te pase factura en los exámenes.