Descubre cómo hacer un calendario de estudio

Da igual si eres un opositor o estás preparando los exámenes de tu fin de curso, hay herramientas imprescindibles que juegan a tu favor a la hora de optimizar tu esfuerzo. El planning de estudio es una de las indiscutibles. ¡Asegúrate de que organizas bien tu tiempo! Para conseguirlo descubre cómo hacer un calendario de estudio y comprueba que merece la pena.


Empecemos por centrar exactamente qué es un calendario de estudio, aunque parece bastante evidente. Se trata de un organigrama que refleja y distribuye todo el tiempo del que dispones para estudiar, detallando el reparto de las horas en cada materia. Pero, ¡cuidado porque tiene truco! Es esencial que la planificación sea realista y que la asignación del tiempo sea proporcional.

Calendario de estudio

¿Qué debe incluir tu calendario de estudio?

Ya hemos adelantado que hacer un buen calendario de estudios no es sólo poner horas y asignaturas de cualquier forma. Para que sea efectivo y obtengas los resultados que esperas, hay dos elementos que debes incluir y de una forma determinada:

  • Tiempo real del que dispones para estudiar. No te hagas trampas al solitario, al menos en este punto. Analiza de verdad no sólo las horas libres que podrías dedicar a estudiar, además ten en cuenta tu capacidad de compromiso para organizar tu tiempo de estudio. Vale, llegas a casa a la hora de comer y no tienes nada que hacer hasta la cena, pero ¿estás seguro que vas a estar todas esas horas encerrado estudiando? Mejor que te comprometas a dos o tres horas diarias y sean esa la base de cálculo de tu calendario para que lo cumplas.
  • Cantidad y dificultad de las asignaturas. Este es un asunto muy personal porque entran tus preferencias y tus capacidades individuales. A lo mejor resulta que ese temario que es un tocho enorme se te da fenomenal y necesitas menos tiempo de estudio que para otra asignatura menos voluminosa pero que se te atraganta siempre. Ten en cuenta, también, que la materia que nos gusta suele resultarnos más fácil de asimilar. Son tres factores determinantes en el reparto de tiempo que das a cada disciplina.

Pasos para hacer un calendario de estudio

Vamos a lo práctico. Una vez que no tienes dudas sobre lo que debes reflejar en tu calendario de estudio, aprende la técnica para ponerlo por escrito. Sigue estos pasos y te va a resultar muy sencillo:

  1. Estudia tus hábitos. No te vale con tener una idea aproximada de cómo se desarrolla tu día. Tienes que anotarlo con detalle durante unos días y cuánto más concretes, mejor: te levantas a las 7, ducha y desayuno hasta las 7:30, tiempo de transporte una hora… No te saltes nada. No sabes hasta qué punto la efectividad de tu calendario de estudio depende de tus hábitos como estudiante en cada momento del día.
  2. Rellena el calendario en blanco. Y justo empezando por apuntar todas esas actividades rutinarias que has comprobado que se llevan unas horas concretas de tu rutina diaria.
  3. A por los huecos que han quedado libres. Esas son las horas de estudio reales que puedes emplear para estudiar. Recupera el consejo que te hemos dado sobre qué tener en cuenta para que esa distribución se corresponda con el esfuerzo real que necesitas dedicar a cada asignatura.
  4. Establece metas. Para mantener la motivación en el estudio nada es más útil que la satisfacción de comprobar que vas cumpliendo objetivos. Ponte retos semanales por materias e inclúyelos en el calendario. ¡Y que se vea bien claro que los consigues!
  5. Sé constante y organizado. Hay otras posibilidades, pero el calendario que mejores resultados da es el que se planifica cada semana. No te olvides de tenerlo a punto para cada lunes.

Ahora ya sabes cómo hacer un calendario de estudio. Sólo te queda un paso igual de importante, ¡no saltártelo! También tienes una serie de apps ideales para estudiar que te ayudarán a crear tu propio calendario siguiendo unos sencillos pasos. Recuerda que tienes que cumplirlo a rajatabla para que surta efecto 😉

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No