Esto es lo que debes hacer el día de antes de Selectividad

La mayoría de los estudiantes que se enfrentan a la Selectividad suelen sentir nervios cuando se aproximan las fechas, pues es una prueba de acceso a la Universidad que determina su futuro en la que quieren hacer bien los exámenes y sacar la nota que necesitan. ¿Pero qué debes hacer el día de antes de Selectividad? ¿Es conveniente que sigas estudiando o que te dediques unas horas de relax?

Consejos para el día de antes de la prueba de Selectividad

Estudiar es importante -¡Vaya si lo es!- pero en la recta final de las pruebas de Selectividad merece la pena que paremos un poquito, respiremos hondo y nos preparemos para el Gran Día de la siguiente manera:

1. Repasa el contenido, pero intenta no estudiar más

Es imposible retener toda la información de un temario en un solo día. Pegarte la paliza estudiando el día antes solo servirá para crearte más nervios. Si te has organizado bien durante los días de estudio y te fue bien durante 2º de Bachillerato, no tendrás problemas con la prueba.

Piensa que selectividad es como un examen más y que el contenido es el mismo que has estado dando durante el curso. El último día previo a la prueba es importante que hagas un repaso general de lo que ya sabes y los detalles más relevantes. Puedes repasar con resúmenes o esquemas del temario (son formas de repasar más rápidamente), así como hacer simulacros con modelos de exámenes de años anteriores. Así estarás más preparado y menos nervioso para la prueba.

2. Descansa y duerme tus horas

Al igual que debes evitar estudiar a fondo el último día antes de selectividad, también debes cuidar tu salud. Por eso, es mejor que duermas las horas suficientes para que estés con las energías adecuadas y puedas rendir bien en la prueba.



No tomes bebidas con cafeína como el café o la Coca-Cola para mantenerte despierto o bebidas energéticas (tipo Red-Bull, Burn, Monster) para mantenerte activo, pues eso solo conseguirá ocasionarte más nervios y desconcentrarte más. Si lo ves necesario, duerme durante unos minutos u horas (la noche antes del examen, no menos de 7/8 horas), y para no mantener los ojos fijos en los apuntes todo el tiempo, prueba a realizar alguna otra actividad con la que puedas despejar la mente (por ejemplo, dar un paseo, sacar al perro).

También es importante que te alimentes bien y que no acudas a los exámenes con el estómago vacío.

3. Utiliza técnicas de relajación si es necesario

Los nervios pueden traicionarte en los exámenes de selectividad e incluso bloquearte. Para evitar que los nervios se apoderen de ti tanto el día antes como el mismo día de la prueba, es recomendable que utilices técnicas de relajación, como practicar ejercicios de yoga o tomar infusiones como la valeriana. Esto funcionará para reducir tu presión por los exámenes de selectividad.

4. Prepara el material que llevarás a la prueba

El mismo día de selectividad podemos estar tan nerviosos como para llegar al centro y olvidar algún objeto importante que haya que llevar a las pruebas. Para que a ti no te pase, el día antes prepara todo el material que necesitas llevar, como el DNI, la hoja de matrícula, bolígrafos de repuesto, calculadora, diccionario o juego de reglas en caso de que realices exámenes de asignaturas que lo requieran, etc., e incluso un reloj (de muñeca) para controlar tu tiempo en la prueba.

Echa un vistazo también a los horarios y las aulas del centro donde realizarás las pruebas para que ese día llegues con antelación, ya que no te dejarán entrar si llegas tarde.

Como ves, esto es lo que debes hacer el día antes de selectividad. Estamos seguros de que todo te irá bien. Además, el 90% de los estudiantes que se presentan a la selectividad aprueban. Piensa que al final el esfuerzo habrá merecido la pena y que te estará esperando el mejor verano de tu vida. ¡Mucha suerte!