Técnicas para preparar una buena exposición oral

Enfrentarse a una exposición oral es siempre difícil e incluso nos puede resultar agobiante ya que muchas veces no sabemos cómo hacerles frente, siendo muy fácil perdernos entre tanta teoría. Cómo los comienzos siempre son duros, aquí te enseñamos las mejores técnicas para preparar una buena exposición oral; claves que te ayudarán a dar los primeros pasos para realizar una exposición oral para las oposiciones.

Métodos para preparar una exposición oral

¿Cómo preparar una exposición?

En primer lugar debemos preguntarnos ¿De qué queremos hablar? Para ello es fundamental la elección de un buen tema para nuestra exposición oral. Para elegir bien el tema tenemos que tener en cuenta varios criterios entre los que destaca la concreción; es decir que nuestro tema no sea algo muy general ya que si es así podemos caer en no estar bien informados o incluso en hacer que nuestra presentación se alargue tanto que pueda resultar aburrida.

Una vez sepamos de qué vamos hablar en nuestra presentación llega la hora de buscar información al respecto; esta parte es muy importante ya que nuestro trabajo se sustentará en todo ese material. Por ello toda la información que consigamos sobre el temario de nuestra oposición debe ser de fuentes fiables; nada de Wikipedia, está aunque nos puede ayudar en un primer momento para situarnos y saber de qué estamos hablando no nos sirve como una fuente fiable de información. Para ello hay que recurrir a fuentes académicas como pueden ser libros de autores relevantes, artículos académicos o cualquier tipo de material audiovisual; es muy importante que siempre nos apuntemos las referencias de esa información para ponerlo en nuestra bibliografía y poder ir a ella cuando tengamos cualquier tipo de duda.

Recursos para preparar una exposición oral

Es muy importante adquirir una serie de recursos que nos podrán ayudar a realizar una buena exposición oral; sí lo conseguimos estaremos más cerca de pasar el tan temido veredicto del jurado. Sí aprendemos estas técnicas de preparación agilizaremos el estudio y nos será mas fácil ponernos a ello ademas tendremos más papeletas de convertir este tipo de examen en un valor que haga que se decante por nosotros.

Formas de estudiar una exposición oral

Técnicas para memorizar la exposición oral

Podemos encontrarnos con un sinfín de técnicas para memorizar pero aquí te recomendamos los mapas conceptuales, así como esquemas que de un vistazo te ayuden a recordar tu exposición oral. Otro método muy útil es el mnemotécnico; verdaderamente práctico cuando tenemos que aprendernos algún tipo de lista, está consiste en establecer relaciones entre la palabra que queramos aprendernos y cosas que ya conozcamos.

Técnicas para agilizar el estudio de nuestra presentación

Cuando nos sentamos a preparar una buena exposición oral nos enfrentamos a un montón de información en la que es muy fácil perderse por ello herramientas como las anotaciones marginales o la técnica del subrayado serán de gran ayuda.



El método de anotaciones marginales consiste en escribir palabras claves, fragmentos del texto así como fechas o frases propias que nos ayuden a situar la información del texto de forma rápida, al lado del mismo. Esta técnica puede ir acompañado con el subrayado de palabras clave; que hagan que un párrafo sea leído de una forma más rápida agilizando así el estudio de nuestra exposición oral.

Técnicas para el resumen

Después de recolectar toda la información para nuestra presentación; nos encontramos con hojas y hojas de textos que son imposibles de memorizar. Y por ello los resúmenes es la forma ideal para comprimir toda la información que tengamos para nuestra exposición oral. Para componer un buen resumen primero debemos leernos varias veces toda la información y después seleccionar los apartados más importantes; es ahí cuando podemos ayudarnos de nuestras anotaciones marginales o las palabras subrayadas para redactar nuestro resumen.

Guión para hacer una buena exposición oral

Después de recolectar toda la información sobre el tema de nuestra presentación es el momento de ordenar ese revoltijo de datos y darles sentido. Lo más práctico para hacer todo eso será crear un guión para nuestra exposición oral; esté se puede hacer de muchas formas.

Según que tipo de ponente seamos el guión para nuestra exposición oral puede hacerse más abierto o cerrado. Es decir más libre a la improvisación o por el contrario puede ser más atado en cuanto a todo lo que vamos a decir, algo muy útil si somos más olvidadizos o inseguros. Pero todos estos guiones deben estructurar la información en ideas claras y siempre acompañado de un lenguaje acorde con nuestro público; de nada nos valen mensajes en lo que haya que dar mil vueltas para entenderlos, ya que así solo conseguiremos que el oyente desconecte de nuestra exposición.

Guía para una exposición oral

Otra de las cosas en las que nos puede ayudar nuestro guión es empezar una exposición oral. Siempre es difícil romper el hielo cuando estamos delante de toda esa gente y con los nervios a flor de piel; por ello nos puede resultar de gran ayuda crear alguna especie de frase hecha que nos sirva como entradilla para nuestra presentación. Además esto también resultará muy útil cuando lleguemos al momento de terminar la exposición oral. Ya que podemos repasar las ideas generales así como apuntarnos el nombre de toda las personas que han participado en el proyecto así como agradecimientos; algo muy fácil de olvidar.

Pero sin duda el aspecto más importante que tenemos que tener en cuenta a la hora de hacer nuestro guión será el tiempo; esté marcará el ritmo con el que tenemos que hablar en la presentación. Por eso es fundamental que practiquemos nuestra exposición antes de llevarla a cabo ya que así conseguiremos entrar dentro del tiempo sin dejarnos nada en el tintero.