Exposición oral



En los tiempos que corren es muy fácil que a lo largo de nuestra carrera profesional, académica e incluso a la hora de presentarnos a unas oposiciones nos encontremos con una exposición oral enfrente. Éstas pueden variar mucho en su forma pero no en su esencia; por eso hemos decidido reunir toda la serie de factores que pueden intervenir en una presentación oral en esta colección de artículos que te ayudarán a estar más cerca de tu objetivo final.

Presentación con oyentes¿Qué es una exposición oral?

Una exposición oral no es nada más que una presentación de un tema en concreto, delante de un público y en muchas ocasiones enfrente de un jurado si se trata de un examen; ya que nos evaluará tanto en las formas como en el contenido. Las exposiciones orales son una herramienta muy recurrente para ver si alguien es apto, por ejemplo, para una plaza en una oposición. Esto es así por varios motivos; entre los que destacan que es una forma rápida y fiable de ver muchas aptitudes de una persona. Como puede ser su capacidad de asimilar conceptos o la habilidad de expresarse en público entre otras aptitudes que dejan ver que tipo de persona eres y si estás preparada para tal puesto.

¿Cómo preparar una exposición oral?

Las exposiciones orales son cada vez más decisivas en todos los procesos de selección, por eso cada vez tienen más peso en el tiempo de preparación de un opositor, alumno o profesional; este tipo de pruebas que ponen al descubierto muchas carencias, que debemos saber ocultar lo mejor posible ante el público o jurado. Por eso la preparación de esta forma de pruebas es más exhausta que hace unos años; ya nada se deja al azar y se controla hasta el último detalle en cuanto a lo que se dice, el cómo se dice y en el tiempo en el que se dice entre otros muchos factores.

Consejos para hacer una exposición oral

Cuando llega el momento de la verdad enfrentarnos a una exposición oral nos puede dar algo de vértigo, ya sea por el miedo escénico, vergüenza o los propios nervios que pueden hacer que nos olvidemos de forma rápida de todo lo que hemos aprendido a lo largo de los meses. Toda estas barreras pueden hacer que tiremos por la borda todo el trabajo de preparación que cuidadosamente hemos ido haciendo. Por eso no hay que confiarse y tenemos que tener en cuenta el momento in situ de la exposición; saber ver nuestras limitaciones y ocultarlas lo mejor posible a nuestros oyentes para hacer valer toda la preparación que con tanto esfuerzo hemos realizado.

Rúbrica de evaluación en una exposición oral

Es muy común que en una exposición oral estemos delante de un jurado o un juez que será el encargado de darnos el apto para nuestra oposición; por eso saber como te van a evaluar en una exposición oral es un aspecto fundamental para poder enfocar tanto la preparación de nuestra exposición, como la realización de nuestra presentación de la misma. Conocer estos requisitos de evaluación pueden sernos de gran ayuda para poder entrenar, por ejemplo, la fluidez del habla o  la capacidad de sintetizar ideas; e incluso pueden hacer que tengamos en cuenta apartados que a lo mejor no nos habíamos ni parado a pensar, como si se valora positivamente el apoyo de la presentación con material audiovisual, la vestimenta o el trato al jurado.