Oposiciones sin estudios universitarios: ¿Qué son las Agrupaciones Profesionales de los funcionarios?

Con los últimos cambios introducidos en el Estatuto Básico del Empleado Público se ha generado una cierta confusión en lo que respecta a la clasificación de los cuerpos y escalas de los funcionarios. Teniendo en cuenta que la clave para el acceso y organización del empleo público se basa en el filtrado por el nivel de titulación, es interesante fijarse en aspectos que definen las oposiciones sin estudios universitarios. Descubre todo lo que necesitas saber al respecto.

Quienes estéis preocupados por los rumores de que esta nueva regulación ha hecho que desaparezca el Grupo E, en el que se ubicaban las personas que no contaban con estudios, podéis tranquilizaos. Se trata de una reorganización de los grupos de clasificación profesional del personal funcionario, pero no una desaparición. Vamos que más que otra cosa es un cambio de nombre, ahora estos funcionarios se engloban bajo el concepto de “otras agrupaciones profesionales”, según recoge el Artículo 76 del EBEP.

Otras Agrupaciones Profesionales (AP)

¿Existen oposiciones para gente sin estudios?

Entendemos que con la aclaración anterior, tu duda sobre si siguen existiendo oposiciones para gente sin estudios ha desaparecido. Pero, por si acaso, te confirmamos que hay y seguirá habiendo convocatorias para el conocido como las oposiciones de personal subalterno, al que se puede optar quienes no cuentan con ninguna titulación académica.



En su nueva denominación de Agrupaciones profesionales siguen manteniéndose estas oposiciones con las mismas condiciones y requisitos:

  • No se exige estar en posesión de ninguna de las titulaciones previstas en el sistema educativo.
  • Tener la nacionalidad española o pertenecer a algún país miembro de la Unión Europea.
  • Tener cumplidos los 16 años y no superar la edad de jubilación forzosa.
  • No tener abierto ningún expediente disciplinario o sanción que inhabilite para cualquier administración pública.

Normalmente, este tipo de oposiciones no son muy exigentes. Pero, cuidado con confiarte si estás pensando en presentarte a ellas. Como puedes imaginar, la ratio entre aspirantes y plazas en juego es altísima.

Es difícil establecer una generalidad en cuanto a las pruebas que se tienen que superar, ya que este tipo de oposiciones suelen ser de carácter local. Es habitual que se realice una prueba de contenidos, netamente legislativos y administrativos (Constitución, organización de las Administraciones Públicas, régimen local o autonómico…). Los temarios para estas oposiciones sin estudios incluyen además temas de cultura general. Y se recomienda la práctica de tests psicotécnicos, porque no es raro que se incluyan en estas convocatorias.

¿Cuándo son las próximas oposiciones a celador?

El concepto de Otras Agrupaciones Profesionales (AP)

Bajo este epígrafe se reúnen plazas de empleo público de naturaleza muy distinta, desde las oposiciones para celadores de la Sanidad Pública a jardineros de ayuntamientos, pasando por chóferes o bedeles, por citar algunos de los supuestos más demandados. De ahí, que sea muy complicado resumir qué tipo de oposiciones vas a afrontar.

Un sistema para establecer un cierta clasificación interna dentro de este cuerpo de subalternos es agruparlos en:

1. Personal de servicios auxiliares

Son funcionarios que se ocupan básicamente de la atención al público, vigilancia y mantenimiento de edificios e instalaciones, traslado de documentación y mobiliario. Entre ellos los conserjes, bedeles o alguaciles.

2. Personal de limpieza y cuidados asistenciales

Sus funciones son todas las tareas de limpieza de edificios, equipamiento o material, además de asistencia a personas que estén bajo la tutela de un ente público en residencias, colegios, hospitales, comedores u otros centros ocupacionales (discapacitados, ancianos, niños, dependientes...)

3. Chóferes y conductores

Su labor va más allá del manejo de vehículos de titularidad pública para el transporte de personas, mercancías, correspondencia o equipos, ya que se ocupan de su mantenimiento, reparaciones y de realizar sus revisiones correspondientes, incluida la ITV.