Cómo hacer tu propio temario para las oposiciones

Realizar y desarrollar tu propio temario para la oposición aporta numerosas ventajas y aumenta la posibilidad de que apruebes unas oposiciones y obtengas una plaza. Antes de hacer tu temario de la oposición, tienes que tener en cuenta dos aspectos muy importantes:

  • Has de ser organizado en todos los aspectos del temario. La información debe estar bien organizada y ser coherente.
  • Sé original. La originalidad es uno de los aspectos que más gusta ante un tribunal. Te hace diferenciar del resto de los opositores y crea un contenido más ameno y fácil de estudiar.

En este artículo te explicamos un ejemplo de estructura que puedes aplicar a l hora de elaborar tu propio temario, y una serie de consejos muy útiles para que tu temario sea original y perfecto.



Claves para hacer el temario de una oposición

Cómo elaborar el temario de las oposiciones

Un temario debe cumplir algunas directrices básicas. Te aconsejamos que organices tu temario de la siguiente manera:

  • Esquema inicial: cita los epígrafes de los apartados y subapartados. Debe contener todas las ideas principales.
  • Introducción: ayuda a relacionar la información con otros temas, consolidar algunos conceptos previos y contextualizar los contenidos del temario para que resulte más fácil estudiarlos.
  • Desarrollo: desarrolla el tema siguiendo un orden coherente y añadiendo apartados y subapartados, para establecer una jerarquía según el esquema y los mapas conceptuales. Puedes recurrir a ejemplos, imágenes, gráficas y todo tipo de elementos que ayuden a consolidar la información.
  • Conclusión: sintetiza las ideas básicas que has expuesto y aporta una opinión propia. En algunas oposiciones exigen una parte subjetiva en los temas examinados. Además, tu temario será mucho más personal.
  • Bibliografía: si bien no existe ninguna pregunta sobre la bibliografía, es muy aconsejable crearla y citar algunos autores en tu tema. Con ello, no sólo muestras tu interés por el tema sino que serás un opositor original, pues has elegido tú mismo tus autores preferidos.

Existen otras formas de organizar un temario, pero en general, todas tienen una estructura muy parecida a la anterior citada.

Por otro lado, para que realices el temario perfecto te damos algunos consejos importantes que puedes seguir:

  • Realiza un mapa conceptual de los contenidos del temario y después un resumen o un esquema. Esto te ayudará a organizar las ideas, a establecer la estructura y a incluir la información más importante.
  • Las ideas principales deben de ir de los grande a lo pequeño, y de lo más atractivo a lo menos. Así, puedes comenzar con los temas que más te gusten y cuando estés inspirado y activo en la creación del temario, elaborar los temas que menos te gustan será mucho más fácil y rápido.
  • Divide tu temario en bloques que contenga varios temas relacionados.
  • Utiliza todo tipo de fuentes para realizar tu temario: apuntes de la universidad o de la academia, otros temarios, una bibliografía, profesionales, etc.
  • Puedes recurrir a todo tipo de herramientas, como son los mapas mentales, los mapas conceptuales, los resúmenes, entre muchos otros.
  • Establece varios parámetros importantes: la cantidad de información, el contenido y el nivel de detalle que quieres dar a tu temario. Esto te ayudará a que cada tema contenga ideas que se relacionen entre ellas y seguir así con la coherencia.
  • Los temas deben cumplir dos requisitos: tienen que estar interconectados, lo que supone un ahorro de tiempo y esfuerzo, y deben estar solapados para que puedas consolidar todos los conocimientos adquiridos.
  • Pon a prueba tu temario. Puedes utilizar ejercicios prácticos, exámenes de años anteriores o simulacros de pruebas.

Realizar un temario puede ser más fácil si tienes todo perfectamente organizado y personalizas el contenido. Así, a la hora de estudiarlo te sentirás mucho más cómodo y avanzarás mucho más rápido.