Cómo funciona el concurso-oposición en las oposiciones de Justicia 2019

El optimismo inicial al conocer la última OEP, con sus más de 3.000 plazas, se ha visto un poco empañado con la preocupación de muchos aspirantes por el sistema elegido en estas convocatorias. Es el caso, por ejemplo, del nuevo concurso-oposición en las oposiciones de Justicia 2019. ¿Conoces los detalles?

En las oposiciones de Justicia no es la primera vez que se utiliza la fórmula del concurso-oposición, aunque es cierto que no es la habitual. Sí se usa para las plazas interinas de los distintos cuerpos de la administración de Justicia. Y este es, precisamente, el origen de los temores de muchos candidatos. Os inquieta que este método premie a los interinos frente a los que accedéis por el turno libre. ¡Tranquilos, esa correlación no es cierta!

¿En qué consiste el concurso-oposición para Justicia 2019?

De verdad que no debes perder la oportunidad de presentarte a esta voluminosa oferta de plazas en Justicia para el año 2019. Y mucho menos si tu argumento es el tema del formato concurso-oposición. No te lo decimos porque sí. Te damos dos argumentos de peso:

1. Sin oposición no hay concurso

Seamos claros, por muchísimos puntos que pueda alguien sumar en los méritos, antes tiene que haber superado la fase de oposición. Nadie se libra de pasar los exámenes. Ahí tienes tu gran oportunidad. La clave está en la nota de corte que marque el Tribunal calificador. En cualquiera de las oposiciones a los cuerpos de Justicia suele ser bastante alta, no hay por qué pensar que en 2019 no lo sea. Juega tu baza preparándote para ser el mejor.

2. Se valoran distintos tipos de méritos

Olvida esa idea de que sólo puntúan los servicios prestados en la administración, o sea, en los que está en una posición ventajosa el funcionariado interino. Si consultas otras convocatorias de concurso-oposición de Justicia verás datos muy interesantes en este sentido. Por ejemplo, la Licenciatura en Derecho daba 12 puntos, mientras que el máximo por servicios como titular o interino era de 21. Pero, para conseguir ese total se necesitaban casi 10 años de funcionario en el mismo cuerpo de la oposición a la que se presentaban, más de 17 años en otro cuerpo de Justicia y hasta 35 si era un puesto en cualquier administración.

¿Tiene ventajas el concurso-oposición de Justicia de 2019?

Los dos argumentos anteriores no son el punto de vista de nadie, son datos reales sacados de las últimas situaciones en las que el acceso a Justicia se hizo en condiciones similares. Seguro que ahora estás más tranquilo. Es el momento de que estés receptivo a lo positivo de esta convocatoria de Justicia 2019.


A riesgo de resultar demasiado insistentes, la gran oportunidad es la cantidad de plazas que se ofertan. Recuerda que el cómputo final es el resultado de la suma de la tasa de reposición + la tasa de estabilización + la acumulación de las plazas correspondientes a 2017 y 2018. ¡Cerca de 6.000 puestos repartidos entre los tres cuerpos que componen la administración de Justicia.

Además, hay que valorar que los procesos de selección de personal para Justicia son especialmente lentos. Basta recordar que las oposiciones celebradas en la primera mitad de 2018 correspondía a la OEP de 2016. Por eso, si estas son tus oposiciones debes aprovechar todas las oportunidades que se presenten. Básicamente porque no puedes estar seguro de cuándo se realizarán las siguientes.

¿Te quedan dudas sobre cómo funciona el concurso-oposición en las oposiciones de Justicia 2019? Esperamos que no, que hayas encontrado respuestas claras a tus principales recelos. Y, por encima de todo, que te hayas animado a no dejar pasar esta oportunidad. En el peor de los casos, te proporcionará una experiencia impagable.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No