5 trucos infalibles para concentrarse en el estudio

En carreras de larga distancia, como es el caso de la preparación de unas oposiciones, una de las cuestiones más difíciles es la de mantener la concentración en el estudio a lo largo de los meses, por no decir años que podemos tener que dedicarle. Está más que demostrado que un nivel óptimo de concentración tiene repercusión directa en el esfuerzo y en los resultados. Por ello se hacen imprescindibles estos trucos infalibles para concentrarse en el estudio. Además del tiempo, juegan en contra de la capacidad de concentración otros aspectos.

Uno muy significativo tiene que ver con la materia a estudiar. Cuanto más farragosa o desconocida nos es, más cuesta que mantengamos la atención. Y, es precisamente en los temas complicados en los que más falta nos hace. Mejoraremos nuestra eficiencia en el estudio aplicando los siguientes conceptos.

¿Cómo concentrarse a la hora de estudiar?

Es verdad que cada estudiante es un mundo y, por mucho que nos empeñemos, no hay reglas inamovibles, ni técnicas de estudio que funcionen igual para todos. Pero, los trucos para concentrarse en el estudio que te presentamos son muy bien valorados por quienes los han aplicado en sus días de preparación de unas oposiciones:

1. Escoge un espacio ordenado y sin focos de distracción

No es la primera vez que hablamos de lo importante que es habilitar un lugar en el que nos encontremos cómodo, tranquilos y con predisposición a estudiar. ¡Vamos a pasar muchas horas en esa habitación, merece la pena dedicar un tiempo a su preparación! Colores suaves, sin estridencias, un escritorio bien organizado con todo lo que necesitamos a mano, una silla cómoda, buena luminosidad, una temperatura agradable y ruidos fuera… al menos estos elementos tienen que figurar en nuestras prioridades a la hora de decorar la habitación de estudio que emplearemos.

2. Planifica un horario adecuado

Ahora en lo que nos fijamos es que aprovechemos los momentos en los que haya menos gente en casa, para que no nos molesten o nos entren ganas de estar con ellos. También conviene que dejemos el estudio para las horas en las que estamos más despejados de mente. Eso de que hay estudiantes mañaneros o nocturnos es verdad. Si eres de los que tienes un bajón en el rato de la siesta, no concentres ahí el núcleo fuerte de tu estudio.



¿Cómo es el contrato de un trabajador eventual en el empleo público?

3. Emplea las técnicas de estudio

Esquemas, resúmenes, tablones con organigramas… son herramientas que hacen ayudan a nuestro cerebro a fijar las ideas de forma muy nítida. Todo lo que puedas percibir con un vistazo rápido se va quedar más rápidamente en tu memoria. Por tanto, el esfuerzo de concentración que va a requerir es menor.

4. Alterna actividades

Ni la persona con mayor capacidad de concentración al estudiar puede mantener ese nivel durante horas haciendo lo mismo. El trabajo de estudiar se compone de distintas tareas: leer, hacer ejercicios, resumir, repasar en voz alta… sólo son algunos ejemplos. Intenta que cada jornada de estudio hagas un poco de todo. Recuerda que lo ideal es planificar tramos de 45 minutos con 10 de descanso, lo que puedes aprovechar a la vez para intercalar distintos trabajos.

Preparar las oposiciones de magisterio

Alterna materia, en la misma línea. Si tenemos en cuenta que los temarios de las oposiciones son ya de por sí extensos y bastante “espesitos”, a la hora de programar tu calendario de estudio, intenta combinar los más arduos con los más ligeros o que te gusten más. Es una forma de volver a despertar tu interés y que con él vuelva tu concentración.

5. Prueba con ejercicios mentales

Prueba con ejercicios de entrenamiento mental que ejercitan la mente para su concentración. Algunos de los que recomiendan los psicólogos son: sudokus, ajedrez, sopas de letras. También, tachar letras de una página cualquiera con rapidez o escuchar música intentando aislar el sonido de un instrumento.

¡Ya verás lo bien que te funcionan estos trucos para concentrarse en el estudio!