Tips para preparar un examen parcial en la Universidad

Como su nombre indica, los exámenes parciales son aquellos en los que se evalúa sólo una parte de una asignatura, no el conjunto de la materia que constituye todo el curso académico. Pero, eso no significa ni que sea más fácil, ni que sea menos importante. Tienes que pensar que si un profesor divide su temario en distintas pruebas es porque es muy extenso o porque pretende que se estudie con más detalle. Sigue estos consejos para preparar un examen parcial en la Universidad y les perderás el miedo.

Es importante que nos detengamos a pensar por qué hay exámenes parciales, porque la respuesta afecta a la forma en la que debemos prepararlos. Además de la buena intención del profesor que quiera evitarnos el impacto de enfrentarnos a un temario abrumador, el sentido de un parcial en la universidad es que dominemos profundamente la materia. No es, por tanto, el momento de conformarnos con las líneas generales y los cuatro datos básicos, si no de profundizar, como vamos a explicarte.

Consejos para estudiar un examen parcial

Un examen parcial de la universidad no se prepara en cuatro días. Si lo haces así, tienes el fracaso asegurado. Estás en un nivel académico en el que la excelencia es el elemento diferenciador. Si vas con mentalidad de pasar el trago lo antes posible, a lo mejor debes plantearte si la universidad es tu destino.



Como estamos seguros de que no es tu caso y que, pese al esfuerzo, tu espíritu universitario es el de absorber el máximo de conocimientos, sigue estos consejos para optimizar la preparación de tus parciales:

1. Un parcial se empieza a preparar desde el primer día de clase

Toma apuntes, sé proactivo, no te quedes con dudas. La asistencia al aula es esencial. Ese mito de que se puede sacar adelante una carrera universitaria con los apuntes de los compañeros es un bulo muy dañino. Es verdad que así puedes cubrir expediente y aprobar justito, pero no vas a encontrar el estímulo especial de darle un enfoque personal a tus estudios.

2. Estar y… estudiar

A ver, tampoco puedes limitarte a asistir a clase con los cinco sentidos puestos en lo que allí se dice. Esa es una pata esencial del éxito en tus parciales universitarios, pero no la única. Cada día, después de las clases hay que organizar los apuntes, ampliar información, preparar nuestras fichas y resúmenes. En resumen, añadir la parte de esfuerzo personal, llevando la materia lo más al día que puedas.

3. Tiempo de lectura

Seguro que en la programación que os facilita el titular de la asignatura se incluyen propuestas de autores y libros que se recomiendan o que son de obligada lectura para los alumnos. No veas esta bibliografía como un castigo añadido, son un regalo del profesor para ayudaros a asimilar mejor la materia. Disfrútalos en tu tiempo de ocio, no los incorpores a la jornada de estudio, acércate a ellos con otra perspectiva.

4. Adaptación

El profesor os dará pistas o directamente os explicará qué tipo de examen parcial va a hacer. Es importante que tengas en cuenta este formato a la hora de prepararlo. Eso sí, no vayas a preguntarle sobre la estructura del parcial justo el día antes de la prueba, ni tampoco la semana previa o dejarás claro que eres de los estudiantes que lo dejen todo para el último momento.

Si has trabajado siguiendo estas pautas, los días justamente anteriores al examen deberías estar concentrado en descansar y repasar, sin agobios. Los tips para preparar un examen parcial en la Universidad se basan en la constancia y organización como claves de tu éxito.