¿Qué es un portafolio docente y por qué te puede ayudar en la oposición de Educación?

¿Has estudiado para ser profesor? Entonces es más que probable que cuentes con un portafolio docente portafolio didáctico en tu haber. Y es que, independientemente de que te presentes o no a unas oposiciones de Educación, lo cierto es que hacer un portafolio docente es el primer paso para recopilar tus experiencias como profesor/a y reflexionar sobre el proceso educativo. ¿Quieres saber qué es un portafolio docente y cuáles son las partes de un portafolio didáctico? Entonces no dudes en seguir leyendo.

Concepto de portafolio docente

¿Qué es un portafolio didáctico?

Un portfolio docente es una herramienta que documenta de manera objetiva los esfuerzos del profesor en materia educativa, plasmando la cantidad y calidad de sus experiencias docentes, así como los resultados obtenidos en el mundo de la enseñanza (sean estos buenos o malos).



Al fin y al cabo, el portfolio didáctico es un excelente instrumento de evaluación para sintetizar el trabajo realizado, tomar conciencia de los puntos fuertes y débiles del docente y, en definitiva, registrar el proceso de aprendizaje del profesor para ser capaz de aprender de él.

Así como hacer una buena unidad didáctica puede hacerte ganar puntos en la oposición de Magisterio, tanto o más ocurre con el portafolio docente o didáctico. Eso sí; así como la defensa de la programación didáctica es una fase imprescindible en este tipo de oposición, solo tendrás la oportunidad de presentar tu portafolio docente cuando la convocatoria de tu oposición así lo haga posible. Desgraciadamente, no todas las convocatorias permiten la inclusión de anexos en la programación didáctica.

Estructura del portafolio docente

Tanto si te quieres presentar a unas oposiciones de Educación, como si simplemente tienes interés en crear un buen portafolio docente, vamos a analizar las partes que debe tener cualquier portafolio didáctico (así como la información imprescindible de cada uno de los apartados). Al fin y al cabo, el portafolio didáctico tiene mucho que ver con un currículum de educación, puesto que ambos tratan de plasmar el conjunto de criterios, metodologías y planes de estudio que marcan los objetivos de la educación escolar.

1. Presentación del docente

Es decir, los datos personales y la trayectoria académica del profesor, así como las experiencias pedagógicas y directivas que haya podido tener a lo largo de su carrera. No te olvides de incluir las asignaturas impartidas durante cada curso escolar.

2. Filosofía y principios educativos del docente

El individuo tendrá que explicar su visión personal sobre el sistema educativo, así como el estilo docente que ha adquirido con el paso de los años; sin olvidar los posibles cambios de metodología que haya experimentado a lo largo de su trayectoria profesional.

3. Metas a conseguir

El docente explicará las expectativas profesionales que tiene para con su profesión, ciñéndose a las necesidades actuales del sistema educativo y su propio método de trabajo.

4. Materiales y evidencias empleados

Es decir, los materiales que el docente ha utilizado para documentar el proceso: publicaciones, unidad didáctica, actividades en el aula, cuestionarios, notas en clase, trabajos de los alumnos, congresos a los que haya asistido... ¡Cualquier evidencia es buena siempre que contribuya al portafolio docente!