Preparador de oposiciones o academia: ¿cuál es la mejor opción?

Ya has decidido que vas a presentarte a unas oposiciones. Llega el momento de resolver sobre el punto de cuáles son las más indicadas para ti. Con estos dos asuntos previos claros, el siguiente paso te conduce a la pregunta: preparador de oposiciones o academia: ¿cuál es la mejor opción?


Mejores profesores particulares de oposiciones

Para empezar, se trata de evitarte un ataque de ansiedad. Ni hay una fórmula única que haya demostrado su eficacia sobre la otra. Ni es una decisión definitiva e inamovible. Si la elegida en primer término no te funciona como esperabas, siempre estás a tiempo de cambiar. Pero, no viene mal dar un repaso por las ventajas específicas de optar por preparador o por academia para estudiar unas oposiciones. ¡Sigue leyendo!

Diferencias entre contratar un preparador o una academia

Antes de seguir leyendo, mejor que siempre tengas presente que cualquiera de estas posibilidades no te exime, ni modifica la cuestión clave para aprobar unas oposiciones, que no es otra que tu esfuerzo. Son dos formas de ayudarte o facilitarte ese trabajo que, sin excusas, recae en ti. Ambas opciones tienen pros y contras, que se deben valorar por cada candidato atendiendo a sus realidades. Estos son los más significativos:

  • Precio. Nos gustaría decir que el dinero no importa, pero sería muy poco realista pensar que todos los opositores disponen de flexibilidad ilimitada en su presupuesto. En la muchos casos, se trata de una inversión económica que supone un importante sacrificio para los aspirantes e incluso para sus familias. Por eso es importante saber que apuntarse a una academia de oposiciones es notablemente más barato que contratar a un preparador, en términos generales.
  • Horarios. Igual que ocurría en el punto anterior, la situación ideal en la que el estudiante sólo se dedica a preparar la oposición no refleja a muchos. En este asunto, el de la disponibilidad de unos horarios que se adapten al opositor, es la contratación de un preparador la que se pone a la cabeza. Ni siquiera las academias online proporcionan una adaptabilidad tan amplia.
  • Material. El otro elemento que marca la diferencia entre una buena o una mala preparación de oposiciones. Aquí no está tan clara cuál es la apuesta más ventajosa, depende de lo que estés buscando. En las academias disponen de temarios cerrados y actualizados, mientras que los preparadores suelen darte sólo la base, que tendrás que complementar. A cambio, trabajarás con un contenido absolutamente personal, mientras que todos los alumnos de una academia comparten los mismos apuntes.
  • Calidad. Una de las claves es encontrar tanto academias como preparadores nivel elevado, verdaderos profesionales y expertos en la oposición que vamos a acometer. Es esencial apoyarnos en especialistas y eso suele ser más fácil de contrastar cuando son preparadores, porque las academias pueden presentar ratios de aprobados y otros datos objetivos como garantía del nivel de sus enseñanzas.
  • Soledad. Cualquier persona que ha pasado por el proceso de preparación de unas oposiciones habla de esa sensación de aislamiento que les pesa como una losa según avanzan los meses. Es evidente que se puede compartir mucho más si asistes a unas clases de academia, donde vas a encontrar cada día compañeros que están pasando por las mismas presiones, agobios, alegrías y ansiedad que tú. En este sentido, la elección de un preparador personal no tiene nada que ofrecer, aunque a cambio vas a tener un acompañamiento más cercano, que reaccione rápidamente a tus estados de ánimo, una especie de psicólogo dedicado a ti en exclusividad, incentivando una motivación individual que resulta más efectiva.

Ya dijimos al iniciar este tema que no hay una respuesta contundente para la duda, preparador de oposiciones o academia: ¿cuál es la mejor opción? Se necesita una reflexión realista sobre nuestras circunstancias y capacidades antes de tomar la decisión.