Pasos para renunciar a una plaza de funcionario

Para alguien como tú, que está inmerso en el proceso de preparar las  oposiciones, lo de pensar que alguien quiera renunciar a su plaza resulta más que sorprendente, incomprensible. Pero, hay distintas causas o situaciones en las que resulta necesario tomar esa decisión. Existen, de hecho, unos pasos para renunciar a una plaza de funcionario que no está de más que todos conozcamos.



Empecemos por aclarar conceptos básicos. No estamos hablando en esta ocasión de exenciones más o menos prologadas en el tiempo, de solicitudes de baja o de otras posibilidades de dejar de ocupar un empleo público. La renuncia a una plaza de funcionario está recogida como tal en el Artículo 64 de Estatuto Básico del Empleado Público, al que puedes acudir para tener información de primera mano.

¿S puede renunciar a la plaza de funcionario?

¿Se puede rechazar la plaza de funcionario?

Como hemos señalado, la renuncia a la plaza de funcionario es una figura totalmente legal, contemplada en la normativa que regula todo lo relacionado con el Empleo Público. En este sentido, conviene resumir cuáles son los límites y las circunstancias que existen en relación con este tema. Estos son los puntos clave:

  • La renuncia voluntaria a una plaza de funcionario debe comunicarse por escrito a la Administración.
  • Hay excepciones en las que no está permitida esta renuncia, en concreto, si existen demandas legales pendientes con ese funcionario. Es decir, no podrán solicitarla quienes tengan abierto un expediente disciplinario, tengan un auto de procesamiento o estén inmersos en un juicio a consecuencia de algún delito cometido desarrollando su plaza de funcionario.
  • Haber renunciado a una plaza de funcionario no inhabilita a esa misma persona para acceder de nuevo a un puesto en la Administración, ni deberá seguir algún procedimiento específico diferente al que señalen las bases de cada convocatoria de empleo público.

Pero ¿quién renuncia a su puesto de funcionario ganado tras una dura oposición? Pues, en determinadas circunstancias puede ser incluso la mejor opción. Vemos algunos casos en los que se produce como entre opositores que se presentan a más de una convocatoria y consiguen más de una plaza de funcionario. Eso sí, hay que asegurarse de que hemos obtenido en firme la que nos interesa antes de renunciar. También cuando se desconoce el destino final y una vez que lo tenemos, nos resulta realmente imposible el traslado.

Cómo renunciar a una plaza de funcionario

A pesar de resultar reiterativos, es importante volver a señalar que rechazar la plaza de funcionario no implica penalización alguna. Eso sí, hay que atenerse al mecanismo que se recoge para estas situaciones de renuncia. Los pasos para renunciar a una plaza de funcionario son sencillos:

  1. Redactar una carta que remitiremos a la administración concreta a la que pertenece nuestra plaza de funcionario. En la misma deben figurar explícitamente el puesto al que se renuncia y los datos del demandante. Un modelo básico podría resumirse con un encabezamiento con el nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. A continuación, el texto de la renuncia, algo como: les comunico mi decisión de renunciar de manera voluntaria a mi cargo de…, en (nombre del lugar de trabajo), que comenzó el (fecha de inicio). En el caso de no haber tomado posesión de la plaza, se detallaría la convocatoria en la que se aprobó y la plaza a la que se renuncia.
  2. Esperar a recibir la respuesta de la Administración. Es imprescindible que te comuniquen por escrito que se acepta tu renuncia. Hasta ese momento, debes seguir realizando tu trabajo, si ya estuvieses incorporado, o tomar posesión si llegase el plazo.

Un último apunte en esto de los pasos para renunciar a una plaza de funcionario, tienes derecho a retirar esa denuncia en cualquier instante antes de recibir esa contestación.