¿Estudiar en casa o en la biblioteca? 5 claves para decidirte

En esta ocasión, el asunto a tratar no es el cómo estudiar las oposiciones, ni tampoco el cuándo es el mejor momento. De lo que hablamos es del dónde, el espacio que puede facilitarnos o dificultarnos en ese trabajo diario que supone preparar unas oposiciones. Porque, ¿qué es mejor? ¿Estudiar en casa o en la biblioteca? Las claves que analizamos son cinco: concentración, disponibilidad de materiales, relaciones sociales, comodidad y personalización de las técnicas de estudio. ¿Dónde vamos a tener más sencillo cubrir esas cinco necesidades, en casa o en la biblioteca?

En los dos supuestos que analizamos, hay una base que no se puede ignorar. Cada opositor es un mundo, tiene unas capacidades y unas limitaciones. Sólo tú conoces tus puntos fuertes, los decisivos a la hora de elegir una u otra opción. O combinar ambas, según tus necesidades en una jornada concreta de estudio.

Guía para preparar la oposición de Hacienda

Ventajas e inconvenientes de estudiar en casa

Estudiar en casa unas oposiciones es la fórmula que más encaja para personas que se distraen con facilidad, que disponen de espacio extra y un entorno familiar relativamente tranquilo. Además, como veremos, de que dispongan de recursos en lo que se refiere a conseguir y actualizar el temario de la oposición. Lo analizamos por capítulos:

1. Concentración

Es evidente que cuantas menos distracciones externas haya más sencillo en mantener nuestra atención en el trabajo. Así, podríamos concluir que estudiar en casa es una ventaja en este sentido.

2. Disponibilidad de materiales

Más limitada en casa que si estamos en una biblioteca, donde se pueden consultar libros y documentos de todo tipo. Pero, en casa lo tienes más a mano y organizado según tus necesidades. En este punto lo dejaríamos en empate, con ventajas e inconvenientes casi a la par.



¿Es posible consultar los fallos del examen de oposición?

3. Relaciones sociales

Un opositor tiende a aislarse durante el periodo de preparación de sus exámenes de oposición. Si estás metido en casa, establecer contacto con otros está más limitado, aunque con las redes sociales se palía bastante esa dificultad.

Aquí, estudiar en casa gana por goleada a la opción de la biblioteca, salvo que no dispongas de un espacio reservado exclusivamente para hacerlo. Rodeado de tus cosas, pudiendo controlar la luminosidad y la temperatura, con todo lo que necesitas para planificar tus descansos tan necesarios.

4. Personalización de las técnicas de estudio

Si necesitas cantar los temas de la oposición en voz alta, levantarte y pasear mientras los repasas, practicar delante del espejo la exposición oral o tener una pizarra para que algunos datos estén siempre al alcance de tu vista, no hay duda de que lo tuyo es estudiar en casa las oposiciones.

Pros y contras de estudiar en la biblioteca

Estudiar las oposiciones en la biblioteca, en principio, parece que está pensado para personas que se agobian metidas en casa todo el día, que tienen que salir. Por supuesto para los que no disponen de espacio que puedan reservarse para estudiar sin molestias. O para los que viven en casas ruidosas y muy movidas. ¡Si tienes un vecino músico que práctica a todas horas en su casa, ya te decimos que mejor el silencio controlado de una biblioteca!

Uno de los pros de más peso de esta opción es que estarás rodeado de estudiantes y eso genera un efecto “llamada” que ayuda a tu esfuerzo.