Cómo planificar tus descansos a la hora de preparar la oposición

Tu cerebro tiene un límite, más vale que lo sepas antes comprobarlo en directo. Por muy estudioso que seas, mucha capacidad de concentración que tengas y mucha fuerza de voluntad para esforzarte… hay un momento en el que tu mente va a decir ¡hasta aquí hemos llegado! Así visto, saber planificar tus descansos a la hora de preparar la oposición es igual de importante que hacerlo con el tiempo de estudio. ¿Quieres saber cómo de importante es el descanso en la planificación de tu oposición? Entonces no dudes en seguir leyendo.

La importancia del descanso en el estudio de las oposiciones

Vamos, tan claro como que el día a día del opositor debe dividirse en dos: estudio y descanso. Aunque su duración no es equivalente, sí debe ser proporcional: más minutos seguidos hincando los codos, más minutos de descanso detrás. De hecho, debes planificar tus descansos incluyendo tres categorías: los de corto, medio y largo plazo. Estas son las pautas a seguir:

  • Los de corto plazo dependen de las horas de estudio que programes. Si tus jornadas son largas a diario (más de 5 horas), lo ideal es intercalar más descansos, en una proporción de 45 minutos de estudio por 15 de descanso. Si dispones de menos tiempo, concéntrate 50 minutos y descansa 10. También debes ampliar el descanso los días que estudies temas más complejos.
  • Los de medio plazo o sea, los semanales, a los que dedicaremos un apartado más extenso. Pero, quédate ya con esta idea, prohibido estudiar los 7 días de la semana.
  • Los de largo plazo, que suelen coincidir con Navidades, Semana Santa, el verano, un puente. Ni te plantees privarte de unos días alejado de los libros en esas situaciones, mejor si lo haces rodeado de gente ajena a esas oposiciones para ni mencionarlas. Lo único a tener en cuenta es que no sean interrupciones demasiado largas, por ejemplo de todo un mes. Y, ¡que las disfrutes sin agobio!

En todos los supuestos, hay algo que no puedes olvidar por muy obvio que te parezca, descansar es descansar. Cinco minutos o tres días de puente, en cualquier caso debe haber un distanciamiento físico y mental del estudio. Esto de quedarte sentado en tu mesa de trabajo, mirando el móvil o a las musarañas no vale. Levántate, sal de esa habitación y desconecta.

Pautas para elegir el día de descanso de las oposiciones

Nos detenemos un poco más en el tema de los descansos semanales porque, curiosamente, es el que genera más dudas y, además, el que menos se suele respetar por parte de quienes preparan oposiciones. Ni nada más empezar, ni cuando nos acercamos a la fecha del examen, por norma, debes tomarte entre un día y día y medio de descanso a la semana.

El tema del descanso semanal en la oposición se complica más en el caso de los opositores que trabajan durante la semana, pues precisamente es el fin de semana el momento que pueden dedicar más tiempo a estudiar. Para ellos, las opciones pasan por cogerse la tarde-noche del viernes para salir con los amigos, ir al cine o tumbarse a ver la tele en el sofá. O trasladar esas horas de descanso al sábado o al domingo. Pero, nunca saltarse esa tarde o mañana de asueto.



No son pocas las personas que, en la actualidad, justamente trabajan los fines de semana. Obviamente, ellos trasladarán su día de descanso a los días que les queden libres, intentando que coincidan con los de amigos o familiares para poder hacer actividades con ellos, que es una forma eficaz de aprovechar de verdad los descansos preparando oposiciones.

Tomarse descanso durante el estudio de unas oposiciones es un asunto innegociable. Un tiempo para reponer fuerzas tanto mentales como físicas. Por eso, al pensar cómo planificar tus descansos a la hora de preparar la oposición debes tener en cuenta incluir actividades de todo tipo, todas las que a ti te gustan.