Coaching para opositores: 5 puntos que debes conocer

Prepararse unas oposiciones es algo bastante serio ya que no solo vamos a mostrar nuestros conocimiento en cierto tema, sino que también es una forma de utilizar nuestra mente y de prepararnos para ciertas situaciones como el control de estrés, la gestión del tiempo o el desarrollar un pensamiento positivo para no caerse en el camino. Por ello, existen muchos profesionales, la mayoría psicólogos especializados en coaching para opositores, que ha escrito libros para apoyar a las personas que estudian unas oposiciones o realizan sesiones, tanto individuales como en grupo, donde se intercambian ideas, sentimientos y donde el apoyo psicológico es esencial para poder superar con éxito unas oposiciones.

Coaching para aprobar la oposición

Claves del Coaching para preparar las oposiciones

¿Estás pensando en contratar un coach para aprobar tu oposición? Descubre cómo puede ayudarte este profesional:

1. El coaching no te enseña a estudiar, sino a controlar tus pensamientos

Cuando realizamos sesiones de coaching o leemos información sobre ellos, los consejos que te dan no son para el estudio del contenido de la oposición en sí, sino más bien te enseña técnicas de psicología que te ayudarán en todo el proceso de estudio.

Por ejemplo, cuando alguien se plantea prepararse unas oposiciones, el coaching ayuda a que la persona se vea como funcionario en el futuro, en un puesto que le guste para que así tenga un objetivo que le de fuerzas para empezar.

2. Realizar sesiones de coaching es algo muy personal

Cada opositor piensa de forma diferente y afronta las oposiciones de forma distinta. Por eso, los expertos en coaching para las oposiciones intentan individualizar al máximo las sesiones. Los factores que afectan al estudio y a la preparación de unas oposiciones son muchos, por no decir infinitos, y cada factor puede ser diferente según la vida del opositor:

  • Situación familiar
  • Entorno social
  • Situación laboral
  • Edad
  • Conocimientos en oposiciones
  • Situación personal
  • Comportamiento y forma de ser

Por ello, se intenta siempre centrarse en el día a día del opositor. Un opositor que tenga hijos y trabajo no tiene las mismas dificultades que un opositor que es extranjero y que vive solo. También existen opositores que pueden ser muy positivos y otros que no tengan tanta seguridad en sí mismos.

 

3. El coaching ayuda a llevar una vida saludable

La salud es básica para cualquier estudiante y opositor. Por eso, los profesionales del coaching para opositores pretenden establecer hábitos saludables, como enseñar a comer bien, a realizar ejercicio. Pero el coaching va más allá. No solo se aconseja hacer ejercicio, sino que se intenta crear hábitos mentales sobre ir al gimnasio o correr e intentar hacer ver que es bueno no solo para la salud del opositor sino también para la mente.



De esta forma, no solo se cambiará la forma en la que un estudiante realiza unas oposiciones sino que se cambia la misma vida de esa persona.

4. El coaching también ayuda en los hábitos de estudios

Por supuesto, el coaching ayuda a los opositores a aplicar técnicas de estudio. La organización es esencial cuando se realizan unas oposiciones, por ello, los expertos ofrecen técnicas de gestión de tiempo, técnicas para agilizar la memoria y trucos para poder concentrarse mejor.

Realizar sesiones de coaching te ayudará para analizar tus resultados en el estudio, para aprender en qué has fallado, si has aplicado bien las técnicas de estudio y si estás realizado correctamente los esquemas para tu oposición y los resúmenes.

5. El coaching sirve para motivar

Otro aspecto muy importante a la hora de presentarse a unas oposiciones es la motivación. Por eso, los preparadores te aconsejarán sobre múltiples aspectos que ayudan a mantener motivada tu mente:

1. Visualización de resultados positivos, centrándose en los beneficios del estudio.

2. Visualización de las posibles consecuencias si no se emprenden ciertas acciones.

3. Establecer uno o varios objetivos y visualizarlo, para fijar metas reales en lugar de dificultades.

4. Hacer entender que solo TÚ podrás aprobar, que gracias a tu trabajo podrás obtener una plaza. Nadie estudiará por ti ni tampoco estarán en contra de tu trabajo. Por lo que la única responsabilidad es del opositor.