Técnicas de lectura rápida que no puedes dejar de conocer

Todos sabemos que estudiar las oposiciones conlleva un largo periodo de tiempo. Si analizamos el tiempo que empleamos en cada proceso del estudio, la mayoría lo hacemos en la lectura y comprensión del texto. Pero ¿cuánto tiempo tardas en leer y procesar el temario de tu oposición? A continuación te presentamos las técnicas de lectura rápida más eficaces.

¿Qué es una técnica de lectura?

Estas técnicas de estudio ayudan a entender al lector lo que está leyendo. Su objetivo es la máxima comprensión del texto en el menor tiempo posible.

¿Cómo puedo leer mejor y más rápido?

Para mejorar tus técnicas de lectura rápida es necesario tener un mínimo hábito de lectura. Si no es así, puedes comenzar a leer libros, blogs o revistas que te interesen para ir fomentando el interés por la lectura: todo esto te ayudará en el desarrollo de tu técnica lectora. De esta manera, tu velocidad puede ir incrementando desde las 200 palabras por minuto hasta las 400, ¡incluso 1000 si logras convertirte en un lector experto!



Aprobar una oposición con plaza

Métodos de lectura rápida

Pero… ¿cuáles son las técnicas de lectura rápida más importantes? Te las contamos a continuación:

1. Técnica "Skimming"

Consiste en pasar la vista por encima del texto e identificar palabras clave para tener una idea general del mismo, es decir, una barrida superficial del texto, o mejor dicho, leer sin prestar detalle. De esta manera, podemos obtener la idea principal del texto. La clave está en observar títulos, epígrafes, listados de palabras, imágenes, etc. Un buen ejemplo de esto es la lista de un restaurante: cuando acudes con prisa y lees la carta, tu vista rodea las palabras clave y las imágenes para hacerte una idea rápida de las opciones que tienes para comer.

2. Técnica "Scanning"

A diferencia de la anterior, esta técnica es más profunda y específica, pues tras conocer el texto y sus ideas principales, buscamos la información más concreta y necesaria. Las claves que nos pueden ayudar en esta técnica son los índices de contenidos, las referencias bibliográficas, etc. Como ejemplo de esto tenemos una agenda telefónica: buscamos la letra que nos interesa y no nos paramos a fijarnos en las letras restantes.

Sistema de vueltas en la oposición

3. Método SQ3R

Por sus siglas en inglés (Survey, Question, Read, Repeat, Review). Esta técnica consiste en cinco sencillos pasos:

  • Examinar (survey): se realiza una visión general del texto y se buscan las ideas principales.
  • Preguntar (question): ¿qué es lo que estamos buscando con la lectura de este texto?
  • Leer (read): leemos el texto diferenciando las partes importantes (términos importantes, nuevos o subrayados, citas, imágenes, gráficas…)
  • Repetir (repeat): al terminar, repetimos el texto con nuestras propias palabras.
  • Repasar (review): para un mejor repaso de lo que acabamos de leer, la elaboración de esquemas y notas personales ayudan a retener los datos importantes.

Algunos consejos para aplicar estas técnicas:

  • No leas en voz alta, ni vocalices, en definitiva: no muevas los labios. El cerebro es más rápido que la boca.
  • Observa grupos de palabras y no palabras individuales.
  • Utiliza tu dedo o un bolígrafo para guiarte a lo largo de las frases del texto y mantener un ritmo.
  • Para mejorar tu concentración y así poder ser más eficaz en tu lectura, evita distracciones externas y sitúate en un lugar cómodo. Haz descansos - al finalizar cada lectura para poder meditar con tranquilidad lo que has leído, como máximo treinta minutos por cada hora.

Lo realmente importante es entender, clasificar y diferenciar lo que se lee para poder tener una mejor organización de la mente. Si pensabas que tus oposiciones ocuparían la mayor parte de tu vida diaria, marca objetivos realistas para cada día y sigue estas técnicas de lectura rápida que no puedes dejar de conocer.