6 útiles consejos para tomar apuntes con el método Cornell

Por mucho que los tiempos avancen, eso de tomar apuntes no deja de ser una de las tareas que sí o sí forma parte de la vida de los estudiantes. Y hacerlo bien o mal puede marcar la diferencia entre aprobar o suspender. Además, está demostrado lo beneficioso que es para asimilar nueva información. ¡Técnicas de estudio hay muchas!. En esta ocasión, nuestra propuesta son estos consejos para tomar apuntes con el método Cornell. ¿Estás preparado/a?

¿En qué consiste el Método Cornell?

¿En qué consiste el Método Cornell?

¿Sabes qué es el Método Cornell? Porque, aunque está muy de moda y es considerado uno de los más efectivos sistemas para tomar apuntes, no todo el mundo lo conoce. Se trata de un método ideado por un profesor de la Universidad de Cornell, de ahí su nombre, que quería facilitar a sus estudiantes una técnica de estudio que contribuyera a mejorar el rendimineto académico de sus estudiantes.

Y ¿cuál es el elemento diferenciador entre el Método Cornell y otras formas de tomar apuntes? Pues algo tan sencillo como la manera de distribuir la información en el papel o en el soporte en el que tomemos los apuntes. Consiste en planificar el folio, dividiendo el espacio en tres zonas:

  • Parte izquierda: es la sección de preguntas clave
  • Parte derecha: para realizar la toma de apuntes
  • Parte inferior: resumen de contenido

Hay un truco que ayuda a que esta distribución de la hoja la hagas sencillamente. Se trata de dibujar una I, estirando las dos líneas horizontales hasta llegar a los márgenes y colocándola de forma que la línea vertical deje más espacio a la derecha que hacia la izquierda (como en una proporción de un tercio). El espacio de arriba es para identificar el tema fácilmente (te recomendamos poner un título y la fecha en la que realizaste el trabajo). Otro consejo interesante es que crees tu propio sistema de abreviaturas, sobre todo, para los términos y palabras que se usan más en clase.



Cómo tomar apuntes con el método Cornell

No te confundas, esta técnica para retener información al estudiar debes entenderla como una planificación total de tu forma de estudiar. No se limita al momento de la toma de apuntes. Incluye el repaso diario en casa y la aclaración de las dudas con el profesor al día siguiente.

Ahora vemos la forma de ponerlo en práctica. Una vez que tienes dibujadas las líneas que separan las distintas partes de tu folio (mejor que uses hojas de tamaño grande para que no se apelotone la información), sigue estos 6 pasos específicos para tomar apuntes con el método Cornell:

1. Fase de registro

La toma de apuntes debe ser breve y con ideas muy significativas, pero que contengan datos muy importantes (Fecha+acontecimiento, término+definición, ejemplos, diagramas o dibujos…).

2. Fase de resumen

Al llegar a casa, relee tus anotaciones. Pon en la columna izquierda preguntas, ideas o palabras clave que te sirvan de resumen del contenido.

3. Fase de recitado

Tapa el folio, dejando sólo a la vista la columna de la idea para que te sirva de guion. Explica en voz alta el contenido del tema.

4. Fase de reflexión

No se trata de una memorización mecánica, con el Cornell se busca que tengas una actitud proactiva, sobre todo, haciéndote preguntas para profundizar en tus conocimientos.

5. Fase de revisión

Nada de dejarlo todo para el último día. Además del repaso diario, debes hacer una revisión semanal de todo lo trabajado esos días.

6. Fase final de recapitulación

Se trata de sintetizar y extraer conclusiones sobre lo que previamente has asimilado. Este rápido resumen es el que colocas en parte inferior de la página.

Más allá de estos 6 útiles consejos para tomar apuntes con el método Cornell, lo esencial es que tu objetivo sea realmente aprender, no sólo pasar un examen.