Consejos para mejorar tu rendimiento académico

Para obtener buenas calificaciones académicas es necesario llevar un rendimiento adecuado y constante. Es decir, no vale solo con fiarse de las capacidades y la memoria de cada uno, pues cada persona es diferente. Para tener un buen rendimiento académico, se utilizan muchos métodos. En este artículo queremos darte algunos consejos para mejorar tu rendimiento académico y que obtengas unas calificaciones excelentes.

¿Cómo mejorar el rendimiento académico?

Porque las técnicas de estudio no son los únicos recursos que te ayudarán a mejorar el rendimiento académico. ¿Te gustaría conocer el resto?

1. Organiza tu horario de estudio

Establece un planning de estudio en el que fijes las tareas que debas cumplir cada día y te dé tiempo para poder estudiar cada asignatura o temario. Organiza también un calendario en el que señales los próximos exámenes, proyectos o trabajos para entregar a los que debas de estar pendiente para que no te pille el toro.

Da prioridad a aquellas tareas que requieran más dificultad o que estén más próximas. No te centres solo en una asignatura, pero deja lo que te resulte más fácil o lo que te guste más para el final. Esto debe ser tu hábito de estudio diario para que no pierdas el hilo y no se te olvide el contenido tan rápidamente.

Contras de estudiar en grupo

2. Trata de concentrarte

Presta atención en clase a las explicaciones de tus profesores para tomar apuntes que puedan ser material de estudio. Dentro de tu horario de estudio, es importante que planifiques tus descansos y que estos no excedan de 15-20 minutos, para que tu mente pueda despejarse y estar totalmente concentrada a la vuelta del estudio. Para ello, puedes aprovechar esos periodos de descanso para realizar otras actividades como practicar algún deporte o dar un paseo.

Dormir un determinado número de horas también es conveniente para que puedas estar concentrado a la hora de estudiar, al igual que llevar una alimentación sana. Hay algunos alimentos que son buenos para la memoria y para la concentración, como los frutos secos.

3. Estudia en un lugar tranquilo

Otro de los consejos para mejorar tu rendimiento académico es que siempre estudies en un lugar que sea agradable, tranquilo, silencioso y que esté libre de distracciones. Si es necesario, apaga o silencia tu teléfono móvil durante tu tiempo de estudio.



Tu lugar de estudio debe estar lo suficientemente iluminado para que no tengas que forzar la vista al estudiar, así como que esté bien ventilado. Aunque si hace calor, abre las ventanas o utiliza un ventilador o aire acondicionado, y si hace frío, utiliza un calefactor. Tampoco está de más que decores tu habitación de estudio de forma adecuada.

4. Confía en las técnicas de estudio

Una de las formas que mejor ayudan al rendimiento académico y a obtener mejores calificaciones es utilizar técnicas de estudio. Existen numerosas técnicas de estudio que puedes utilizar para retener mejor la información.

Antes de comenzar a estudiar a fondo, prueba a hacer una primera lectura de la introducción o del índice del temario (si hay) para entender de qué va el tema y qué es lo que te están preguntando. Después, toma notas de las ideas o conceptos más importantes y redáctalo con tus propias palabras para comprobar que lo has entendido.

Otras técnicas de estudio que pueden servir para memorizar y retener información son hacer resúmenes o esquemas del temario o subrayar las ideas principales. También puedes probar a crear acrónimos o tarjetas de memoria para términos que te cuesten más retener, o utilizar recursos como material audiovisual (vídeos, audios sobre el tema, bibliografía).

Si tienes dudas sobre algún concepto, Internet puede servirte como herramienta, pero debes tener cuidado con las fuentes que te proporcionan la información. Puedes consultar tus dudas con tus profesores y tus compañeros.

Esperamos que te sean útiles estos consejos para mejorar tu rendimiento académico. Si los pones en práctica, comprobarás mejores resultados en tus calificaciones y tu mente se mantendrá activa y concentrada.