¿Qué estudiar para ser actuario?

¿Te gusta la probabilidad y el análisis de riesgos? Si la respuesta es que sí, es posible que la profesión de actuario esté hecha para ti. Los actuarios se encargan de estudiar los diferentes riesgos a los que se somete una personas u organización, analizar las probabilidades de que un evento ocurra, o no, y evaluar las costes de los diferentes posibilidades que puedan ocurrir, con el objetivo de tomar las decisiones correcta. Si quieres saber qué estudios elegir para conseguir desarrollar esta profesión, has llegado al lugar adecuado.

¿Qué estudios debo elegir para trabajar como actuario?

Para ser actuario es necesario dominar las ciencias actuariales y la estadística. Esta profesión se encuentra del ámbito de las ciencias económicas, aunque no sea tan conocida por los demás alumnos como las carreras de administración y dirección de empresas o la carrera de economía. Sin embargo, los estudios para esta profesión no se encuentran tan definidos como los de otras titulaciones más conocidas.

Carrera para ser actuario

Las personas que buscan estudiar esta profesión deben estudiar alguna especialización tras acabar su licenciatura universitaria de Matemáticas, Finanzas o Económicas. Según el plan de estudios en el que se encuentra puede ser necesario realizar un Máster en Ciencias Actuariales tras acabar tu carrera para convertirte en actuario.



Es una profesión diseñada para personas que estudiantes que se sientan atraídos por las estudio de las mátemáticas, probabilidades y las finanzas, ya que estos son los tres puntos fundamentales entre los que gira esta profesión.

¿Dónde puedo trabajar como actuario?

Los actuarios pueden llegar a ejercer como empleados de diferentes organizaciones o de forma independiente a través del asesoramiento. El actuario se encarga de analizar y evaluar los diferentes hechos que se pueden producir para determinar las probabilidades de que ocurran. Además, también analiza los diferentes riesgos, cuantifica consecuencias y administra posibilidades para reducir impactos negativas.

Es por esto que sus servicios pueden ser válidos para una gran variedad de ámbitos relacionados con las finanzas como los bancos, empleados públicos, entidades financieras, empresas de seguros, organizaciones empresariales, mutuas, fondos de inversión, etc.

Funciones del actuario