Características de la atención: estabilidad

estabilidadEl proceso de atención necesariamente implica estabilidad. Para que uno pueda mantener su atención sobre algún objeto es necesario que esta atención permanezca por un lapso de tiempo de modo estable, para que así el sujeto pueda profundizar en su objetivo.

La estabilidad de la atención hace referencia a la capacidad de la atención para mantenerse enfocada en un objeto o una actividad durante un periodo de tiempo. De esta manera, el proceso de atención se vuelve estable y el sujeto podrá  procesar el objeto con mayor profundidad.



Para que esta atención se mantenga estable es necesario descubrir nuevas características en el objeto en cuestión. Al encontrar nuevas facetas, relaciones o aspectos nuestra atención encontrará nuevos estímulos para mantenerse constante.

Del mismo modo, diversos factores tales como la dificultad, lo particular, la familiaridad, nuestra actitud o interés, etc. influyen en la estabilidad que el objeto pueda encontrar dentro de nuestra atención.