Partes de un proyecto de final de carrera

Afortunadamente, los estudios superiores implican algo más que la memorización de datos. La capacidad de análisis, la creatividad, el razonamiento… son elementos que se potencian y valoran en los universitarios. Trabajos de investigación que se deben realizar en los diferentes cursos y que tienen su culminación con la tesis o Trabajo de Fin de Grado (TFG). Una prueba académica obligatoria que no puede hacerse de cualquier forma, ya que cuenta con una estructura definida que se visualiza a través de las distintas partes de un proyecto de final de carrera. ¿Quieres conocerlas?

No te tomes esta tarea final a la ligera, aunque tampoco se trata de que te agobies. Si has llegado hasta aquí es que tienes los conocimientos y herramientas para salir triunfando de este último obstáculo. Como primer consejo, recuerda que debes investigar, no te conformes con la primera información que encuentres sobre el tema elegido, y planificar, es decir, decidir el enfoque que tú quieres darle. ¡Manos a ello!

Estructura de un trabajo de final de carrera

Antes de proseguir y por si hay algún despistado que no lo sepa, en esto de hacer tu trabajo de final de carrera no estás solo. Todo el proceso será supervisado y orientado por el director de proyecto que tú hayas elegido. Intenta encontrar un profesor con el que tengas una buena sintonía y te sientas cómodo trabajando.

Los expertos consideran que la extensión de un proyecto fin de Grado debe estar entre las 100 y 200 páginas. Respecto a la estructura de un trabajo de final de carrera que todos los alumnos deben seguir, estas son sus principales apartados, en el orden que deben figurar:

1. Índice

Deben aparecer todas las secciones o capítulos, sin olvidar la bibliografía y los anexos. Si contamos con muchas ilustraciones o tablas es recomendable hacer un índice de gráficos, a parte del de contenidos.

2. Introducción

Parte esencial porque habitualmente es la más leída y la que determina la actitud del lector. Su función es describir el núcleo y el contexto de nuestro proyecto de fin de carrera. Además, es una presentación de los distintos temas que se van a tratar de forma ordenada. Pero, cuidado, hay que hacer lo en un estilo conciso y atractivo porque queremos despertar el interés de quien lo lee.



Por último, debe incluir los antecedentes, exponer las causas que nos inspiraron. Una buena idea para romper el hielo es empezarla con una cita.

3. Marco conceptual

Cuidado que este punto, si se elige bien es el que proporciona solidez al proyecto. Lo que haces es mostrar los distintos enfoques que se han dado al tema que tratas y enmarcas tu investigación.

4. Metodología empleada

Un apartado importante, ya que muestra el procedimiento que hemos seguido para realizar la investigación. Con un lenguaje claro explicaremos los procesos que nos han llevado a desarrollar el trabajo de esta manera y no de otra.

5. Cuerpo del trabajo

Es el cuerpo del proyecto, que debe dividirse en secciones. Redacta con un orden lógico y evita las frases excesivamente largas y complejas.

Su objetivo no es otro que responder al problema que planteas en tu trabajo. Expón las conclusiones que has extraído tras tu investigación. Redacta observaciones y evita las interpretaciones.

6. Bibliografía utilizada

Sigue las normas estrictas que hay para las citas y la bibliografía. Hacer una bibliografía con normas APA suele ser lo más habitual. Pon todas las fuentes que hayas usado, así alejarás el fantasma del plagio.

Es el espacio reservado entre las partes de un proyecto de final de carrera para ubicar tablas, gráficos o documentación complementaria. ¡Ánimo que no es tan difícil!