No te distraigas a ti mismo

estudiarA la hora de estudiar debemos alejarnos de todas las probables distracciones, ya que la televisión, el internet, el móvil, entre otras cosas, podrían desviar con facilidad nuestra atención. Sin embargo, en ocasiones, la mente puede ser el propio objeto que produzca nuestra distracción.

A veces tu mente puede traer temas distintos a los que te encuentras estudiando. Recuerdos, deseos, imágenes, etc. Todos estos pensamientos no hacen más que afectar tu concentración y disminuir tu productividad en el estudio.



Si bien es inevitable que estos pensamientos ocurran, debes reconocerlos lo más pronto posible. Solo así podrás dejarlos de lado, al volverte consciente de que están afectando tu productividad, y retomar tu concentración.

Por otro lado, estos pensamientos también podrían hacerte olvidar alguna idea importante que se te haya podido ocurrir. Por eso, es recomendable siempre contar con un bolígrafo y una hoja para poder anotar estas ideas por precaución.