Cómo organizar tu material para la oposición

A la hora de presentarnos a una convocatoria de este tipo, lo que más quebraderos de cabeza supone es la gestión del temario de la oposición. Los opositores suelen verse desbordados ante la cantidad de folios que tienen entre manos. Una buena organización del material es clave, ya que no solo evitará que te agobies, sino que te permitirá gestionar tu tiempo de forma mucho más eficiente. Así pues, merece la pena pararse a pensar cómo organizar tu material para la oposición detenidamente.



Cómo organizar tu material de papelería para las oposiciones

Por un lado, deberás decidir qué tipo de almacenamiento se adapta mejor a tus necesidades. Cada persona y cada oposición es un mundo, por lo que tendrás que sopesar los distintos métodos existentes. Por otro lado, será conveniente elaborar un planning de estudio en tu oposición siguiendo una organización interna del temario. A continuación te presentamos los métodos de almacenamiento más empleados por los estudiantes. Además, proponemos una técnica de estudio alejada del tradicional aprendizaje memorístico.

1. Encuadernar el temario por temas

Se trata del método de almacenamiento de apuntes más habitual. Sin embargo, aplicado al temario de las oposiciones, presenta una gran desventaja: no facilita su actualización. En la mayoría de las oposiciones el temario sufre cambios, si no durante el proceso, al menos de una convocatoria a otra. Por lo tanto, este método no resulta nada práctico de cara a posibles añadiduras. Tampoco permite diferenciar el temario pendiente del ya trabajado.

2. Carpeta de anillas con o sin ficheros

Este método ofrece una enorme flexibilidad: el hecho de que los folios estén perforados permite incorporar fácilmente las modificaciones. Además, combinado con los ficheros de plástico, garantiza una separación clara entre el material repasado y el pendiente, por ejemplo. Se puede emplear una carpeta por tema o por bloque, según la extensión del temario.

3. Carpeta de plástico con o sin ficheros

Este método es la variante ideal para aquellos a los que no les gusta perforar los folios, por el posible desgaste que esto pueda generar. Si tus apuntes están todo el día de un lado para otro, es probable que las perforaciones acaben abiertas. Este sistema se puede combinar con ficheros de plástico o con pinzas de papel para una mayor división.

4. Carpeta de acordeón

Dada su gran capacidad, te permite almacenar gran parte del temario agrupado por temas o incluso bloques. Sin embargo, este método resulta poco práctico si sueles estudiar en la biblioteca, ya que el conjunto suele pesar bastante.

5. Carpeta de anillas y anillas sueltas

En las carpetas podrás almacenar el temario que no estás tocando y el pendiente, aunque fuera de las mismas, quedará perfectamente ordenado gracias a un set de anillas independientes.

Esto no es lo único que debes saber para organizar el material de tu oposición; también es importante planificar de forma eficiente el temario. Es recomendable crear bloques propios, de entre 3 y 10 temas cada uno. No tienen por qué ser unidades correlativas, basta con que estén relacionadas entre sí. De esta forma, el temario te parecerá más asequible.