Técnicas para estudiar grandes temarios en tu oposición

Estudiar para las oposiciones es aburrido, para que vamos a decir otra cosa. Encima, los temarios son extensos, y solo pensar en ellos ya agobia. Claro, que es lo que toca. La fuerza nos la debe proporcionar la visualización del objetivo, esa deseada plaza de empleo público. Pero, tampoco se trata de ponérnoslo más difícil de lo necesario. Si existen técnicas para estudiar grandes temarios en tu oposición, ¿por qué no ponerlas en práctica?

Algunos de los consejos que vamos a darte los conoces de sobra. Sin embargo, estamos seguros que hay ciertas técnicas para preparar las oposiciones que te van a resultar novedosas, sorprendentes y que vas a tardar dos segundo en ponerlas en práctica. Ya para ir empezando, organización, planificación y constancia son las actitudes con las que hay que afrontar estos trabajos.



¿Cómo estudiar mucho temario de la oposición en poco tiempo?

¿Cómo puedo estudiar mucho temario en poco tiempo?

No te dejes engañar por este enunciado. Los milagros no existen y cuánto mayor volumen de materia a estudiar, más tiempo de dedicación le vas a tener que proporcionar. Lo que sí es beneficioso, incluso,es que a la hora de preparar las pruebas de la oposición hagas una gestión óptima de nuestro tiempo. Eso es lo que se esconde detrás de esa idea de estudiar mucho en poco tiempo.

Fórmulas mágicas no, pero técnicas de ayuda de eficacia demostrada sí. Estás son las principales ideas que te harán más fácil estudiar grandes temarios en tu oposición:

  • Una primera lectura rápida para hacerte una idea de lo que va cada tema. Aprovecha para realizar una calificación de su dificultad, en una escala del 1 al 10. Siempre es mejor empezar con lo más complicado. Se trata de intercalar en las sesiones de estudio, lo más difícil con material más fácil.
  • Divide y vencerás. Si ves que un tema es demasiado extenso, conviértelo en dos o tres más pequeños. Lo tendrás que estudiar todo, pero es una manera inteligente de reducir la presión.
  • Papel versus pantalla. Se ha confirmado que tardamos un 6% más de tiempo en leer en pantalla que si el soporte es el tradicional papel. Y hay que releer muchas más veces para que se nos quede fijado si usamos un dispositivo electrónico.
  • El sistema Leither, vamos las tarjetitas de toda la vida, está especialmente indicado para los temarios extensos. Ayuda a fijar lo esencial y facilita el repaso.
  • Controla los tiempos de estudio y repaso. Por muy bien que te sepas un tema, si lo abandonas sin repasarlo mucho tiempo, cuando vuelvas casi será como volver a partir de cero. Según los expertos en memoria, señalan que cada día debes repasar 10 minutos la materia nueva del día anterior. Cada semana, un repaso completo del tema finalizado. Y, un repaso cada mes. Sí, tienes que hacerte una buena agenda para ir anotando las fechas de repaso de cada tema y utilizar las técnicas de repaso en las oposiciones que mejor te funcionen.
  • Organiza tu estudio teniendo en cuenta las franjas horarias en las que eres más productivo. Sí, eso que cuentan todos los estudiantes de yo es que me concentro mejor por la mañana o yo soy de los que necesitan estudiar por la noche, es cierto. Deja para tus mejores momentos lo más complicado. Te funcionará siempre que respetes tus descansos y duermas lo necesario.
  • Usa las estrategias de memorización que mejores resultados te den. Hay muchas fórmulas para recordar ideas concretas: acrónimos, asociación de ideas, las conversiones numéricas, la de las frases absurdas. Todas son igual de recomendables, sólo tienes que descubrir la tuya.

Ninguna de estas técnicas para estudiar grandes temarios en tu oposición es infalible. Más bien lo que garantiza el éxito es una combinación de ellas, la que tú mismo descubras que te ayuda. Sin olvidar que es imprescindible una exhaustiva organización del material y del tiempo… y ¡respetarla!