Diferencias entre la Escala Básica y Ejecutiva de la oposición a Policía Nacional

¿Tienes clara tu vocación? ¿Siempre has pensado que lo que querías era estudiar para ser policía? Lo cierto es que, además de otras cualidades, pertenecer a los Cuerpos de Seguridad del Estado requiere una implicación personal, un compromiso de que va más allá de cumplir un trabajo. Para quienes lo tenéis claro, no está de más recordar las diferencias entre la Escala Básica y la Escala Ejecutiva de la Policía Nacional, antes de que decidáis a cuál presentaros.

Son cuatro las escalas en las que se divide la Policía: superior, ejecutiva, subinspección y básica. La incorporación al cuerpo pasa por optar entre una de estas dos vías: oposiciones a la Escala Básica u oposiciones a la Escala Ejecutiva. Las primeras te posibilitan entrar como policía, mientras las segundas son para aspirantes a inspectores. Evidentemente, estas oposiciones a Policía Nacional cuentan con requisitos y pruebas distintas, que pasamos a exponerte.

¿En qué se diferencia la Escala Básica de la Escala Ejecutiva en la Policía Nacional?

La mayor parte de las condiciones que se exigen para ingresar en el Cuerpo de Policía Nacional son comunes: ser español, mayor de edad y no superar la edad de jubilación, adjuntar compromiso de portar armas, no haber sido condenado o estar inmerso en proceso judicial o inhabilitado para cargo público. Y, en el plano físico, no padecer ninguna de las exenciones por motivos médicos que se determinan, además de superar la altura de 1’65 m. en los hombres y 1’60 m. en mujeres.



Hay una exigencia que las diferencia y es la relativa a los estudios. Mientras para la Escala Básica se debe tener el título de Graduado en ESO, para la Ejecutiva como mínimo se tiene que tener una diplomatura o equivalente. En el requisito del carné de conducir, otra distinción. En ambas convocatorias se pide el de clase B y la autorización BTP, pero para las de Escala Básica se añade el de clase A o A2.

Procesos Selectivos en la Escala Básica y la Ejecutiva

No es necesario resaltar que las oposiciones a la Escala Básica de la Policía Nacional son más sencillas, por lo que más de una persona con nivel para optar a las oposiciones de Escala Ejecutiva deciden presentarse a ambas o, incluso, entrar por la Básica y luego ir ascendiendo en promociones internas. A modo de recordatorio, estas son las líneas generales de cada opción:

1. Pruebas de la Escala Básica

Una prueba física en la oposición, otra de conocimientos (dividida en una parte de Ortografía y otra relativa al temario), la psicotécnica (un test y una entrevista personal) y, finalmente, el reconocimiento médico.

2. Pruebas de la Escala Ejecutiva

La primera es de aptitud física, mientras la segunda es de conocimiento (con tres ejercicios, uno sobre el temario de la oposición, un examen oral y escrito del idioma elegido y la resolución por escrito de un caso práctico). En tercer lugar, la parte psicotécnica (compuesta por un test y una entrevista personal), para acabar el proceso con un reconocimiento médico.

Los aspirantes a Escala Básica pueden presentarse a una prueba voluntaria de inglés o francés con el nivel que se exigen en la ESO. Y los de Escala Ejecutiva, además de su examen obligatorio de idiomas con nivel de Bachillerato, pueden hacer uno más voluntario que no podrá coincidir con la lengua elegida para el primero. Es decir, que hará uno de inglés y otro de francés.

Otra cuestión a tener en cuenta es que, en ambas convocatorias, a los candidatos les pueden realizar en cualquier momento pruebas de detección de sustancias tóxicas, estupefacientes o psicotrópicos. Como se ve, más allá de las diferencias entre la Escala Básica y Ejecutiva de la oposición a Policía Nacional, son muchas las similitudes que plantean.