Consejos para aprender a estudiar bajo presión

No conozco ningún opositor, incluso aquellos que han demostrado su serenidad y confianza en sí mismos, que no sienta una carga estresante añadida mientras está preparando su convocatoria. De hecho, hay muchas personas que renuncian a preparar una oposición porque se ven incapaces de trabajar con presión (algo que se solucionaría si pusieran en práctica los consejos para aprender a estudiar bajo presión que te proponemos.

En el extremo opuesto, hay una corriente de estudiantes que defienden que su esfuerzo es más productivo cuando trabajan bajo presión. Lo cierto es que, una vez más, en el termino medio está lo más razonable. Porque cuando nos vemos con una cierta carga de presión añadida solemos concentrarnos más. Pero si ese estrés se nos hace inmanejable puede conducirnos al abandono, a esa expresión tan de moda ahora, “procrastinar”, que no es otra cosa que una forma origina de decir que aparcamos lo que estábamos haciendo, retrasar nuestras obligaciones. ¡Vamos a evitar caer en la procrastinación!

Trucos para estudiar sin estrés

Una buena recarga de autoestima y motivación, esos son dos pilares con los que afrontar, de partida, los momentos de bajón en este largo proceso que es la preparación de unas oposiciones. Bueno, o cualquier otra situación que requiera de una dedicación especial al estudio. Además, estos trucos han demostrado ser eficaces para los que tienen que estudiar bajo presión:

1. Racionaliza las sesiones de estudio

Es una recomendación general, pero si estás sufriendo un estrés que te está agobiando, no planifiques sesiones de estudio que superen los 45 minutos. Que sepas que nuestro cerebro no está preparado para concentrarse en el aprendizaje más de ese tiempo. No ahondes en tu desazón forzando este tema. No es que digamos que ese es el total que debes sentarte a estudiar cada día, si no recordarte que debes pautar pequeños descansos tras 45 minutos efectivos de trabajo.

2. Primero lo que más nos cuesta o disgusta

Organiza la materia de difícil a fácil. Cuando empiezas la jornada, tu cerebro está más despejado y rinde al 100%. Ver que avanzas adquiriendo conocimientos que te daban respeto, mejorará tu percepción de que tendrás éxito.



3. Piensa en positivo

Siempre se llega más lejos con el impulso de la confianza en nuestras posibilidades. Si estás atravesando un bache, dedica 10 minutos a escribir todos logros, aquellas situaciones en las que pensabas que no lo ibas a conseguir y tu esfuerzo te condujo al éxito.

4. Comparte y expresa

Rodéate de personas de confianza con las que puedas desahogarte. Tu familia, amigos, otros opositores… gente dispuesta a escuchar y comprender lo que te pasa. En este apartado incluimos otro tema importante, aléjate de las personas “tóxicas”, esas que todos conocemos y que son especialistas en hundirnos en la miseria. No estás para derrochar tu energía en estas batallas, la necesitas para llegar a tu meta.

5. Concéntrate en tu tarea, sin pensar en los resultados

El paso a paso que tan de moda ha puesto un famoso entrenador de fútbol ha demostrado ser una excelente técnica para llegar lejos. Cada obstáculo superado, alimenta de forma positiva tu confianza en ti mismo y te da un extra de motivación.

No es cierto que sólo tengas una ocasión para poder aprobar una oposición. Tras unos años en los que sí ha habido una recesión seria en las convocatorias de Empleo Público, se está recuperando la normalidad. Se convocan distintas oposiciones de forma regular cada año. Así que, si no es a la primera, tienes bastantes más oportunidades de conseguir tu plaza de funcionario.

Los consejos para aprender a estudiar bajo presión son útiles si te los tomas en serio y los aplicas con constancia. ¡Seguro que tu añades alguno de tu propia cosecha!