Cómo se asignan las plazas en las oposiciones

Si estás leyendo esto, una de dos: o eres una persona que está interesada en presentarse a las oposiciones de empleo público, o bien ya has aprobado las pruebas y estás esperando saber si te van a dar plaza o no y cómo funciona el proceso de selección de plazas. En cualquiera de los dos casos, estamos aquí para explicarte en este artículo cómo se realiza la asignación de plazas en las oposiciones.

¿Cómo se asignan las plazas de empleo público al aprobar la oposición?

Una vez aprobadas las oposiciones, los aspirantes entran en una fase de concurso (concurso-oposición). En esta fase de concurso, cada aspirante tendrá una puntuación determinada dependiendo de algunos factores como la experiencia laboral, la formación académica u otros méritos, así como de la calificación que hayas obtenido en las pruebas. La puntuación definitiva de cada aspirante, que es la que se tendrá en cuenta a la hora de asignar las plazas, es la suma total de los méritos anteriormente mencionados y la calificación obtenida en las oposiciones. La asignación de plazas en las oposiciones se hará por orden de mayor a menor puntuación mediante un baremo de méritos. Por lo tanto, las personas con mayor puntuación serán las que obtengan antes plaza. Ten en cuenta que el hecho de haber aprobado las oposiciones no significa que vayas a obtener una plaza tan fácilmente. Si tu puntuación no es lo suficientemente alta, podrías quedarte sin tu plaza correspondiente.

La asignación de plazas tras una oposición

El número de plazas que se asignan en las oposiciones depende del tipo de puesto para el que te hayas presentado en las oposiciones, pues puede ser más o menos limitado. Este número también se reduce si contamos con que, de las plazas que se ofertan, una parte se reserva a los aspirantes de promoción interna y a las personas con discapacidad. Por otro lado, las plazas se distribuyen por comunidades autónomas, por lo que solo podrás obtener plaza en la comunidad autónoma en la que te has presentado para tus oposiciones. La convocatoria y la asignación de plazas son diferentes en cada comunidad autónoma, por lo que es aconsejable que consultes la convocatoria correspondiente a la tuya.
Al aprobar las oposiciones, el aspirante se convierte en funcionario. Sin embargo, no todos los puestos de funcionario son iguales. Si obtienes tu plaza después del concurso, pasas a ser un funcionario de carrera, pero si no has tenido suerte y no tienes plaza fija, pasas a ser un funcionario interino.

¿Qué pasa si he aprobado las oposiciones pero no he obtenido plaza?

Si tu puntuación en las oposiciones no era lo suficientemente alta o se han tenido en cuenta otros méritos del baremo y no has obtenido plaza, entras directamente en una lista o bolsa de empleo. En esta bolsa se irán realizando llamamientos por orden de puntuación (en este caso no se puntúa por baremo, sino que solo se tendrá en cuenta tu calificación obtenida en las oposiciones). En otras palabras, es como si entraras en una lista de espera. Eso sí, esta bolsa de empleo, al igual que la asignación de plazas en las oposiciones, también depende de cada comunidad autónoma.



Esperamos que no te hayan quedado dudas respecto al funcionamiento de la asignación de plazas en las oposiciones. Presta atención a las fechas y a la convocatoria de la comunidad autónoma en la que te has presentado por si se diferencia de otras y cruza los dedos para que tengas suerte y te asignen la tan ansiada plaza. Cuando la consigas, comprobarás que habrá merecido la pena el esfuerzo y ya serás funcionario.