7 trucos efectivos para no quedarse en blanco en un examen

Una pesadilla que persigue a no pocos opositores y estudiantes en general, es la imagen de su mente absolutamente en blanco delante de las preguntas de su examen definitivo. ¡No hay película de terror que les ponga más pelos de punta! Deja de sufrir y aplica desde ya estos trucos efectivos para no quedarse en blanco en un examen y que la memoria no te juegue una mala pasada.


Es curioso pero este miedo a sufrir un ataque de amnesia no lo tienen quienes no han estudiado. Así que, mirado en positivo, si te pasa es que estás trabajando bastante en tus oposiciones, vamos que sólo dudan los que se esfuerzan. Dicho esto, te damos las herramientas para que sea otro de los obstáculos que superes y te acerques a tu objetivo de aprobar unas oposiciones.

Consejos para que la memoria no te falle en el examen

Estabas repasando en casa y no había dato o concepto que se te resistiese. ¡Te lo sabías todo a la perfección! Llegas al examen y parece que te han hecho un borrado total de la mente. Si quieres salir de ese vacío, aplica estas recomendaciones, tanto las que se refieren a la forma de estudiar como las que tienen que ver con el momento concreto del examen:

  1. Entender lo que se memoriza. Los estudiantes no sois grabadoras, ni almacenes de información. Si te planteas estudiar sin entender los temas que estás preparando, eres el candidato perfecto a quedarte en blanco. Y lo que es peor, no dispondrás de herramientas para poder salir del trago.
  2. Construye un pensamiento ordenado. Es imprescindible que organices el estudio de forma progresiva, avanzando en los conceptos cuando tienes asentados los conocimientos previos.
  3. Sin prisa pero sin pausa. No quieras correr, adapta tus ritmos a la dificultad de la materia que estás estudiando. En el fondo, estos tres primeros puntos están íntimamente relacionados. Se trata de hacer hincapié en la importancia de entender y asimilar lo que se memoriza. Así siempre podrás sustituir una palabra o expresar a tu modo lo que se te pregunta. No creas que es un asunto menor, en la mayoría de las ocasiones, nos quedamos en blanco porque no somos capaces de acordarnos de esa frase concreta o el término exacto que figuraba en el libro. Disponer de sinónimos y alternativas, te permitirá levantar ese bloqueo.
  4. Usa asociaciones con imágenes o nombres. Es una técnica mnemotécnica que da muy buenos resultados. Si ligas un concepto a algo que te es muy cercano, es más difícil que no lo recuerdes.
  5. Prepara todo lo que necesites en el examen con antelación. El principal responsable de esa amnesia suelen ser los nervios. Si estás preocupado por pequeños detalles, es más probable que te sientas inseguro. Repasa las características del tipo de prueba a la que te vas a presentar y revisa que tengas todo el material que vayas a necesitar.
  6. Primero pensar, después escribir. Es normal estar nervioso, pero hay que aprender a dominarlo. Es casi imposible que no sientas algo de ansiedad cuando te enfrentas a la hoja con las preguntas de tu examen. Antes de seguir adelante, respira hondo y lee con pausa todo el texto. Asegúrate de que has entendido todo lo que se pregunta y jerarquiza el orden de tus respuestas empezando por las que te sabes mejor, dejando para el final las que te generan más dudas. Lo último es ponerse a redactar.
  7. Reparte mentalmente el tiempo que vas a dedicar a cada contestación. Es una forma de no sentir tanta presión, porque sabes que vas a terminar en el plazo que tienes.

Y como broche final a estos 7 trucos efectivos para no quedarse en blanco en un examen, un pensamiento positivo, quedarse en blanco es un hecho natural, es como limpiar la mente. ¡No te dejes llevar por el pánico!

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No