¿Qué estudiar para ser recepcionista?

Si nos gusta trabajar de cara al público y conocer gente quizás nos hayamos preguntado alguna vez qué estudiar para ser recepcionista. Esta profesión no solo consiste en recibir a los clientes o usuarios que lleguen a la empresa en la que trabajamos. Un recepcionista se encarga de concertar las citas, preparar facturas, responder consultas de futuros clientes y muchas funciones más. ¿Quieres prepararte para ser recepcionista y no sabes qué estudios elegir para ello? Entonces presta especial atención.



Estudios para ser recepcionista

Estudios para ser recepcionista

Aunque esta profesión no tenga oposición, los recepcionistas pueden trabajar en ámbitos muy diversos, desde un centro sanitario hasta un hotel. Por ello, es mejor que prepares tu formación en función del sitio en el que quieras trabajar.

Elegir estudios para ser recepcionista es muy sencillo. Puedes optar por preparar tu formación a través de la universidad o por ciclo formativo:

  • Si prefieres ir a la universidad, las carreras que mejor se adaptan a la profesión del recepcionista son turismo y la doble titulación en economía y administración de empresas.
  • Por otro lado, si decides preparar tu formación a través de un ciclo superior, lo mejor será que estudies para técnico en gestión administrativa o técnico en asistencia a la dirección, puesto que son los dos grados que mejor se adaptan a esta profesión.

Además, recuerda que para ser recepcionista es muy importante saber idiomas. Para la mayoría de empresas es imprescindible tener un nivel intermedio de inglés, aunque es favorable de cara a la obtención de un trabajo estudiar un tercer idioma.

Requisitos para ser recepcionista

Tal y cómo les ocurre a aquellos que quieren ser guías turísticos, aunque el requisito indispensable para ser recepcionista es contar con formación académica del ámbito de la administración o el turismo y saber hablar diferentes idiomas; también debemos cumplir otros requisitos:

  • Tener una apariencia elegante. Es muy importante cuidar cada detalle de nuestro aspecto físico. Esto se debe a que es la primera impresión que se va a llevar el cliente, no solo de nosotros, sino también de la empresa.
  • Alta capacidad comunicativa. Debemos hablar de manera clara y sencilla, con el fin de que el usuario no se quede con dudas. Además, es imprescindible tener esta capacidad tanto para hablar físicamente como para hacerlo a través del teléfono o vía email.
  • Tener destrezas informáticas. Saber manejar los equipos de oficina y los programas informáticos nos ayudará a encontrar el trabajo soñado.

Ahora que ya conoces los estudios que debes tener para trabajar como recepcionista, ¿estás preparado para conseguir el trabajo? ¡Ánimo!